Type to search

Warcross, realidad virtual en papel

Share

WARCROSS

Con el inminente estreno de la adaptación cinematográfica de Ready Player One, los aparatos de realidad virtual que copan el mercado y la inversión cada vez mayor de recursos en esta tecnología, no es de extrañar que la literatura ponga el ojo en mundos digitales. Warcross viene a hablarnos de la realidad virtual desde la aventura, la frescura y la acción trepidante de una cazarrecompensas que se ve envuelta en una trama de traiciones y poder.

“Algunos dicen todavía que Warcross no es más que un estúpido juego. Otros dicen que es una revolución. Pero para mí, y para millones de personas, es la única manera infalible de olvidarnos de nuestros problemas.

Autor: Marie Lu
Editorial: Nocturna
Páginas: 431
Formato: Rústica con solapas
Precio: 16’50€

Sinopsis: Para los millones de usuarios que se conectan en busca de adrenalina o por la euforia de experimentar un nuevo estilo de vida, Warcross es más que un juego; es una revolución. Emika Chen trabaja como cazarrecompensas rastreando a los jugadores que vulneran la ley. Y se trata de un mundo competitivo, por lo que un día asume un desafío muy arriesgado: hackear la partida inaugural de los campeonatos mundiales.

Bajo la premisa de la clásica heroína luchadora, con alto nivel moral, pero que tiene que sobrevivir en un mundo demasiado oscuro, demasiado injusto, demasiado corrupto, la autora nos lleva por unos derroteros que no nos son ajenos. Estamos ante una historia de realidad virtual y videojuegos más bien clásica, donde las sorpresas nos las vendremos venir, aunque eso no nos impida disfrutar de la lectura.

En realidad, más que parecerse a Ready Player One, cuya comparación es inevitable, estamos ante una novela que guarda muchísimas similitudes con Snow Crash, de Neal Stephenson. Demasiadas para mi gusto. Me hubiera gustado que Warcross tuviera más identidad propia, en lugar de tomar elementos de la poca literatura sobre realidad virtual y mundos digitales que podemos encontrar en castellano y mezclarlos con las dosis adecuadas de literatura juvenil y acción. No es una lectura que defraude, ni mucho menos, y además las dosis de acción y el inevitable cariño que acabaremos por cogerle a Emika ayudan a que la lectura pase como un tiro (suerte que habrá segunda parte), pero aduce una falta de originalidad pasmosa en un tema tan rico.

La voz narrativa es directa y muy cinematográfica, lo que ayuda a que haya llegado al final de este primer volumen sin darme cuenta de que pasaba páginas a una velocidad considerable. Marie Lu es una narradora eficiente y consigue que la voz de Emika, la protagonista, atrape al lector sin miramientos. Las descripciones son algo engorrosas a veces y se pierde en detalles que poco importan, creando a veces la confusión de que sobran algunas páginas en el conjunto. No es un problema grave, pues es cierto que al final tenemos una visión bastante amplia de lo que supone el universo Warcross, pero me deja un sabor agridulce que muchas veces como lector tengo que hacer mucho esfuerzo por imaginar qué mundo retrata la novela, mientras que hay acciones y escenarios sin apenas relevancia (el apartamento de la protagonista, cuya implicación en la historia es casi nula) que rezuman una obsesión por el detalle algo confusa.

Sin duda, Warcross viene a cubrir un hueco: el de los lectores que no disfrutaron con Ready Player One por no ser fans de la cultura ochentera y vienen a buscar una obra a su medida, y para aquellos que no han leído Snow Crash. En esto, la obra de Marie Lu cumple con creces. Es una novela llena de momentos trepidantes, giros y giros en la trama y un personaje protagonista a la altura de las circunstancias, pero a la segunda parte le pediré más identidad propia y que se vean menos las costuras de quiénes han influenciado a la autora. La edición de Nocturna, como ya nos tiene acostumbrados la editorial, es una delicia, y la traducción más que notable.

Para los amantes de los videojuegos y la temática de ciencia ficción “digital”, esta es una lectura muy recomendada si ya habéis fundido los clásicos del tema. Una novela que se lee en dos sentadas y que entretiene y deja con ganas de más, pero a la que se podría haber aportado mucho más para elevarla a una categoría superior. Este Warcross bien podría ser un aperitivo muy grande de lo que está por venir. Estoy deseando leer la continuación y ver si la autora se atreve a retarse a sí misma y dar más de sí.

Aquí podéis visita la web de la editorial: Nocturna

Tags:

La cosa de las cookies

Aunque a todos nos da un poco igual esto, la UE nos obliga a ponerlo. Si, usamos cookies, sin ellas no podemos mejorar el servicio ni darte el contenido que te interesa. puedes negarte a que las usemos contigo, si pasas de esto, entendemos que te la trae al pairo y aceptas. Si quieres leer más, haz click aquí.