Type to search

Tim Powers te pide una Última ronda que no podrás rechazar

Share

Última Ronda

Para el público mainstream a lo mejor Tim Powers es un autor que vuela bajo el radar, pero para los entendidos en fantasía saben que es un nombre para el que hay que coger aire antes de pronunciarse. Y es que el autor neoyorquino da mazazos con cada libro, con cada relato, y Gigamesh es la editorial española encargada de que el público hispanohablante no se pierda novelas tan importantes como Última ronda, una suerte de Twin Peaks conoce a Ocean’s Eleven y se mezcla con American Gods The Sandman. Una novela llena de fantasía pero llena de oscuridad.

En el agua; en agua mansa, encima, con un tipo dispuesto a pagar con cada mano y que salta a la vista que juega con una baraja de tarot, por el amor de Dios. Joder, ganarás unas cuantas manos importantes y al cabo de un mes te enterarás de que tienes cáncer, te detendrán por crímenes de los que ni has oído hablar y verás que no se te levanta.”

Autor: Tim Powers
Editorial: Gigamesh
Páginas: 550
Formato: Tapa blanda con solapas
Precio: 28€

Sinopsis: La vida de Scott Crane es una sucesión de cervezas y pesadillas, cuando vuelve a las cartas tras once años alejado de ellas. Y despierta, sin saberlo, al mundo oculto tras la baraja…que le ha estado esperando desde que participó en aquella extraña partida. Las Vegas no ha vuelto a ser la misma desde que Tim Powers la visitó en Última ronda y nos ofreció su particularísima versión del mito del Rey Pescador con el trasiego de las tragaperras de fondo y ecos de La tierra baldía.

Tim Powers tiene una imaginación perversa. Sus novelas suelen moverse a medio camino entre la fantasía más oscura y el humor más negro, y Última ronda no es en absoluto una excepción. De hecho, vaya por delante que esta se ha convertido en mi novela favorita del autor. Y he leído unas cuantas.

Si tras esta declaración quieres seguir leyendo esta reseña, cosa que te agradezco efímero lector, tienes que saber que enfrentarse a Última ronda es perderse en un mundo de fantasía oscura y urbana que maneja códigos que tú (ni yo, ni nadie) no conoces. Hay una serie de pautas mágicas entorno a las partidas de póker que nunca se explican del todo y que el lector tendrá que asumir como parte del juego. Pues a eso se refería García Márquez con confiar en el lector: hay que suprimir momentáneamente el sentido de la incredulidad. Como acostumbra el espectador medio con Twin Peaks, la magnífica serie de David Lynch y Mark Frost con la que no puedo evitar comparar esta novela, vernos inmersos en la lectura significa atisbar por un pequeño agujero en la pared las andanzas de los personajes. Ajenos a nosotros, utilizan su léxico propio, se rigen por las reglas de un universo que nosotros deberemos descifrar a medida que la acción avanza.

Pocos libros consiguen que este efecto no sea frustrante, sino agradable y adictivo para el lector, y de ellas quizás sea esta obra ganadora del World Fantasy Award y el Locus a principios de los noventa y que vuelve ahora con una edición que quita el hipo. Con la traducción de Cristina Macía, probablemente de las mejores traductoras que hay ahora mismo en España, y la sobrecogedora cubierta de Corominas, que inaugura una nueva etapa en la concepción de la linea editorial de Gigamesh, que esperamos que se mantenga porque es elegante y épica a partes iguales.

Última ronda es una novela de aventuras; pero también una novela de humor, al mismo tiempo que una excepcional novela fantástica y una oscura historia que roza en el género negro. Es complicado hablar de ella sin caer en el spoiler o sin sonar demasiado dispuesto a alabarla, y bastante subjetiva es ya la crítica de cualquier obra artística como para encima laurearla en demasía. Pero si esto fuera una conversación entre tú y yo, suspicaz lector, te diría que esta es mi novela favorita de Powers. Y eso tal vez no te diga nada, pero también te diré que te lances a sus brazos de papel sin leer una sinopsis. Sin saber nada. Ojalá ni siquiera hubieras leído esta reseña, porque Última ronda lo ofrece todo a los que van sin esperar nada. Es una novela misterio, es una historia amarga pero que se ríe del camino del héroe, y de paso del antihéroe, el villano y todos los convencionalismos. Una novela muy adelanta a su época, eso está claro, y una lectura refrescante en el anquilosado panorama de la fantasía urbana, donde el género juvenil se come todo lo demás.

Tim Powers es un autor con oficio, que lo arriesga todo en esta novela y le sale fantásticamente bien. Una obra notable que deja bastante mal a otros autores que intentan hacer algo parecido y, sencillamente, no les sale tan bien. Amantes de la fantasía oscura, tenéis una cita en Las Vegas.

Tags:

Algo más nuevo

La cosa de las cookies

Aunque a todos nos da un poco igual esto, la UE nos obliga a ponerlo. Si, usamos cookies, sin ellas no podemos mejorar el servicio ni darte el contenido que te interesa. puedes negarte a que las usemos contigo, si pasas de esto, entendemos que te la trae al pairo y aceptas. Si quieres leer más, haz click aquí.