Type to search

Share

Truco o trato. Recomendaciones para este Halloween

Ken Takato recomienda: 

 

El terror, siempre ha sido un género bastante comercializado, aunque parezca lo contrario. Según fue desarrollándose el manga, no tardó en incorporarse y hacerse popular. Y no es de extrañar teniendo en cuenta el bagaje cultural del país nipón con su folclore, lleno de monstruos y espíritus.

Aprovechando la coyuntura de Halloween, os dejamos las lecturas de autores que, o bien se especializaron en este género o bien tienen obras relacionadas con él. Si quieres entrar en un mundo de terror y escalofríos, adéntrate en las páginas de estos mangas.

En primer lugar, tenemos a Hideshi Hino y una de sus obras que más me gustan de su carrera, La serpiente roja (1983). Este mangaka que quiso ser director de cine, ha sido referente del género con su inimitable estilo de dibujo cartoon. Autor de más de cuarenta obras de terror, casi todas ellas están editadas por La Cúpula.

El narrador y protagonista, es el hijo menor de una familia disfuncional, que nos pone en tesitura. Una casa antigua en mitad de un bosque y un sentimiento de desasosiego que le hace querer escapar en vano. Y no le falta razón, sus parientes son de lo más extraño. Convive con su abuela que se cree gallina, con sus padres que viven rodeados de animales ahorcados y con una hermana que tiene una relación erótica con los insectos y disfruta de sobremanera con lamer sangre. A todo esto se le suma el elemento disruptor, un espejo de bronce verde que según su abuelo contiene un demonio. Una historia que se irá formando como una bola de nieve, de lo descriptivo a la tensión y de ahí al puro gore.

Viñeta LaSerpiente roja

Seguimos, y nos encontramos con un autor muy diferente al anterior. Suehiro Maruo, pertenece a una subcorriente de dibujantes que inspirados por el muzan-e (ilustraciones de corte violento publicadas al final del periodo Edo), han actualizado el concepto mezclándolo con la sexualidad, para acabar formando su propio género, el ero-guro. Lunatic lover´s (1997) es una recopilación de seis historias cortas al más puro estilo Maruo, donde el apartado gráfico destaca por encima de los demás.

En el tomo podemos encontrarnos desde una versión actualizada de la leyenda de Hôichi, hasta el borrador del que luego vendría a ser la historia completa de Doctor Inugami. Pero caben destacar dos de ellas.

La primera, Filosofía del desván, donde un voyeur observa a su vecina dar a luz y matar a su hijo recién nacido, momento en el que empieza un juego morboso donde el niño muerto es la clave. La segunda y la más larga es Ciudad sin resistencia. En ella se cuenta la historia de una madre y su hijo, en el Japón de post-guerra, donde son ayudados por un ser extraño que les brinda todas las comodidades posibles. Un relato de canibalismo y morbo a partes iguales, donde la palabra psicopatía se queda corta.

Viñeta Lunatics lovers

Y para acabar, tenemos a otro autor pilar del manga de terror en la actualidad como Junji Ito. Inspirado por autores clásicos de terror como H.P. Lovecraft o Edgar Allan Poe, Ito construye sus historias desde lo mundano, hurgando en los miedos irracionales y dándolos forma, lo que genera una narrativa sutil y asfixiante al mismo tiempo.

Fragmentos del mal es otro recopilatorio, pero la naturaleza del mismo es diferente, tratando más lo paranormal, que en el caso de Maruo lo extraño y lo gore. Una obra bastante recomendable para iniciarse en el trabajo del autor.

Frank Frames recomienda: 

 

Halloween para el mundo americano es la guinda del pastel para toda su iconografía. Si asociamos su visión con la del terror también olvidamos gran parte de la burla que conlleva esta celebración nacida de Samhain. Es por eso que a continuación se recomiendan algunas obras gráficas que exaltan el terror, la sátira e incluso el halo de nebuloso misterio. ¡Disfrútalos!

El largo Halloween (1996). Tal vez una de las mejores odas al estilo de detectives de Batman. La historia toma como principal eje la aparición de Festivo, un asesino que parece matar con un patrón muy peculiar. Las escenas de toda novela negra toman vida en la historia y nos encontramos fácilmente enganchados por el guion de Jeph Loeb. Sinceramente es lo más parecido en cómic hasta la fecha a la película El Padrino y el final no os dejará indiferentes.

Marvel Zombies (2005). ¿Qué es peor que una hora de zombis? Una horda de zombis con superpoderes. Ese es el lema del archipopular universo que llegó de la mano de Robert Kirkman y Sean Phillips. En la historia, los superhéroes pasan por un proceso de zombificación, no sin cierta cachondeo, que los hace romper todos sus clichés. Solo tendremos que seguir los pasos de Spiderman, apiadarnos del pobre Magneto o ver el last stand del Dr. Doom para observar una crueldad única en estos cómics. Algo más que recomendable si buscas un poco de cerebro y unas portadas sublimes.

Babyteeth(2017). Aquel que haya podido ver la de película de El fin de los días se habrá preguntado: ¿Y sí hubiese tenido otro final? Babyteeth es la respuesta macabra a la pregunta. Nos abre las puertas a una muchacha de 16 años que da a luz al anticristo, pero con una forma de narrarlo bastante peculiar. Una apuesta de la editorial Aftershock que te dejará diciendo “¡¿pero qué…?!” a cada página.

 

 

 

El fenómeno del horror dentro de Japón ha dado auténticas pesadillas a sus lectores. Sin caer en el puro estilo horror de obras como Gyo, Kei Sanbe nos trae dos historias para los más cobardes: Hohzuki Island y Mouryou no Yurikago. Ambas historias comparten un patrón de supervivencia de un grupo ante la amenaza de otros seres humanos en entornos cerrados. Algo que llega a ser desquiciante en muchos sentidos y que no vamos a destripar por el bien del suspense.

 

 

 

Imagínate mezclar El Resplandor y Scream, eso es Redrum 327. Un manhwa que nos muestra la clásica historia de un grupo de amigos que van a una casa aislada en las montañas y terminan siendo víctimas de una serie de alucinaciones. Todo ello acompañado de una buena narración de cada uno de los personajes y su pasado que tiene cierta relación con la historia. Si bien no es una obra propia de terror, sí que va a conseguir que pegues algún brinco en el sitio.

 

Simyeonui Haneul, también llamado Distant Sky, nos presenta una historia angustiosa en la que seguiremos a un muchacho amnésico. Es la clásica historia que no te gustaría vivir si necesitabas una lamparita para conciliar el sueño. Nuestro protagonista despertará rodeado de cadáveres en un mundo en ruinas totalmente envuelto en la oscuridad. Su único punto de apoyo es la luz de un teléfono con batería baja y su sentido de preservación frente a insectos carnívoros y los restos de una humanidad marchita. ¿Te atreves a acompañarlo?

 

Fran Espinosa Rubio recomienda: 

Hablemos de videojuegos de terror. Aunque esta frase es bastante capciosa y atrevida: os puedo “linkar” miles de especiales de videojuegos de terror, y los más y los menos, coincidirán siempre. Siguiendo el consejo de una amiga, vamos a abordar un trío demoledor: el nuevo, el viejo y el desconocido. 

El nuevo: 

Me he decantado por Bloodborne, la impresionante obra de From Software pensada y dirigida por Hidetaka Miyazaki y que tanto en común tiene con su hermano mayor, la saga Dark Souls. No hablamos de terror en el sentido estricto del término, sino de una suerte de action rpg que, a estas alturas de la vida de Playstation 4 (consola para la que salió en exclusiva) ya no necesita presentación.

Si lo incluyo en un especial de recomendaciones de Halloween es porque la ambientación del juego lleva los escritos de H.P. Lovecraft a la pantalla de una forma magistral. Incluso sin ser esta una verdadera adaptación de ellos: el escenario y el trasfondo son los mismos pero, por alguna razón, se han omitido los nombres originales. Sin embargo, la mezcla de horror cósmico y la dificultad arcade de Bloodborne hacen que el corazón casi se nos pare mientras jugamos; que los peligros se sientan muy reales y que el juego nos ponga a prueba en muchas ocasiones.

Un aplauso hay que darle al equipo de diseño artístico y de modelado para dar vida a las horribles criaturas que pueblan la ciudad de Yarhnam y los enrevesados escenarios, inspirados en la arquitectura gótica y con grandes referencias, como por ejemplo la película Drácula de Francis Ford Coppola. Bloodborne no tiene semejante más allá de su saga hermana, del mismo modo que Miyazaki no tiene igual en el mundo del videojuego, salvo, tal vez, un gemelo luminoso que entiende la narrativa de forma parecida y que responde al nombre de Fumito Ueda.

Con todo, Bloodborne es posiblemente el videojuego de horror más completo y perfecto que se ha visto en mucho tiempo.

 

El viejo: 

Silent Hill es un clásico con letras mayúsculas. No le estamos descubriendo el mundo a nadie si hablamos del videojuego creado por  Keiichiro Toyama junto a Konami. La llegada de Silent Hill a Playstation en 1999 supuso, por un lado, el primer paso en firme en la carrera competitiva contra Resident Evil, la saga de zombis de Capcom; por otro, el siguiente escalón en la exploración del terror adulto en los videojuegos. Los que nos criamos en esta década magnífica aún recordamos con meridiana claridad el sonido de la radio al acercarse los monstruos; la niebla (un inteligente modo de permitir al motor de la consola renderizar los escenarios a la vez que se minimizaban los tiempos de carga), las calles cortadas por enormes barrancos, la exploración casi de mundo abierto y el lado demoníaco de la ciudad.

Con enormes influencias en el mundo del cine (de la que podemos destacar la cinta La escalera de Jacob de Adrian Lyne), Silent Hill se sintió desde el principio como un juego muy adulto. Mucho más que sus competidores directos, menos influenciado por los grandes clásicos del survival horror como Alone in the Dark y más cercano al terror de Stephen King Clive Barker. 

La saga ha dado muchos tumbos desde aquella gloriosa primera trilogía, cuya segunda parte, en mi opinión, supuso la perfección absoluta. PT, la gran revisión de Kojima y Guillermo del Toro se quedó en nada, pero romperé una lanza a favor de la saga diciendo que todas sus partes, las más y las menos, tienen algo especial. No sé cuánto quedará para ver una nueva entrega, pero estoy seguro de que la saga no está, ni mucho menos, muerta.

El desconocido: 

Voy a hacer trampas, querido lector: ¡volvemos a Silent Hill! Lo sé, lo sé, podría decirse que no he trabajado lo suficiente en buscar entre los miles de juegos que existen y encontrar algo genuinamente desconocido para aportar. Pero en la época de la comunicación de masas, he renunciado por entero al factor sorpresa. Silent Hill: Shattered Memories es, posiblemente, el juego menos conocido de la franquicia, y sin embargo en mi propio ranking rivaliza con el genial Silent Hill 2. La culpa de este desconocimiento la tienen haber aparecido en la Playstation 2 en el momento en que esta daba sus últimos coletazos, y en PSP, consola que inauguró la maldición de Sony con las portátiles. Y, aunque llegó a lanzarse en la popular Wii, los resultados fueron fríos.

Shattered Memories se trata en realidad de una suerte de reboot que reimagina la primera parte en una clave algo más “realista” (si es que se puede hablar de realismo en esta saga), dejando de lado el elemento survival horror de exploración y acción y convirtiéndose en una suerte de walking simulator o aventura gráfica en que estaremos desprotegidos frente a los enemigos.

Se nota que Sam Barlow (Her Story) dirige este juego, porque destila ambiente yanki por todas partes. Cambiamos el fuego y la oscuridad por el hielo. Shattered Memories es una revisitación en todos los sentidos, con algunos giros de guión que son realmente especiales y magistrales. La jugabilidad, pese a la falta de acción, resulta terrorífica y bien balanceada. Las partes en que tendremos que huir de los enemigos, teniendo unas bengalas como única arma, son trepidantes. A nivel gráfico, el juego luce espectacular para la época y las consolas en que apareció.

El más desconocido de la saga, pero puede que el más interesante.

Si no lo has jugado, Halloween es un momento tan bueno como cualquier otro.

COLUMNA GAMER OS DESEA FELIZ NOCHE DE HALLOWEEN

Tags:

La cosa de las cookies

Aunque a todos nos da un poco igual esto, la UE nos obliga a ponerlo. Si, usamos cookies, sin ellas no podemos mejorar el servicio ni darte el contenido que te interesa. puedes negarte a que las usemos contigo, si pasas de esto, entendemos que te la trae al pairo y aceptas. Si quieres leer más, haz click aquí.