Type to search

¿Son necesarios los ports, remasters y remakes?

Share

Nintendo Switch es un gran ejemplo de cómo el mercado de los port y remaster se ha convertido en una fuerza a tener en cuenta. La traslación de un videojuego a otros dispositivos o la remasterización con mejora de texturas, efectos y nuevos añadidos es algo a lo que ya nos hemos acostumbrado, pero no hace tanto (al inicio del actual ciclo de consolas) nos quejábamos de que los esfuerzos de ciertos equipos de desarrollo se centraran en esto y no en desarrollar títulos nuevos o esperadas secuelas. Y digo que el caso de Nintendo Switch evidencia la evolución de esto dado el caso de la proliferación de títulos de pasada generación que están teniendo ahora una segunda vida en la consola híbrida.

En mi caso, he podido disfrutar en ella de ports en HD de clasicazos como Final Fantasy X/X-2. L.A. Noire, del que os hablé en este artículo de El País, o el reciente Saints Row The Third. Claro que lo más apetecible es, como ya pasara con mi añorada PSP, jugar a juegos realmente antiguos de forma portátil. Por esto, el lanzamiento de los Final Fantasy en Nintendo Switch es de lo más disfrutable. El port de la versión HD Remaster de Final Fantasy X/X-2 tiene unos estándares de calidad y un valor añadido de lo más interesante. No solo todas las funcionalidades de la versión de PS2 están totalmente disponibles, sino que la versión remasterizada (que no pude disfrutar en las consolas de sobremesa) cuenta con mejoradas texturas, con un aspecto más “limpio”, más refinado, tanto que casi destacan, para mal, las cinemáticas. Además se añaden algunas funcionalidades táctiles y opciones de cura rápida. Jugar en modo portátil es algo que jamás habría soñado cuando mi madre me regaló la Playstation 2 con el juego incluido… Asimismo, ya me sorprendió la revisión que se hizo de Final Fantasy XII con la versión The Zodiac Age, que incluía no solo mejoras gráficas, sino mejoras jugables, un nuevo modo de personalización de las habilidades…y ahora también tiene su correspondiente versión en la consola híbrida. Y ante tanto Final Fantasy no nos olvidamos de las versiones digitales del episodio 7, el 9….¡y los que están por venir! Yo pude disfrutar de estos juegos en sus versiones originales en la primera Playstation, pero hay mucho gamer que no. No es culpa de nadie haber nacido más tarde o más temprano, y este tipo de lanzamientos brindan la oportunidad de probar clasicazos sin los que no se entienden las mejoras actuales.

Quejarse del relanzamiento de títulos clásicos en actuales consolas es como quejarse del lanzamiento de “Ciudadano Kane” en formato blu ray o digital. Absurdo.

 

Final Fantasy X/X-2 es uno de los mejores ports que hay en Nintendo Switch, aunque juega con la ventaja de venir de una gran remasterización ya aparecida en consolas de sobremesa. En la misma línea, sorprendente y bien acabado es el port de L.A. Noire, que en principio parece no prestarse con tanta soltura al juego portátil…pero que resulta apasionante si nos ponemos los cascos y nos dejamos llevar. Saints Row the Third acusa ciertos problemas en lo que a controles en Nintendo Switch se refiere.Un shooter en tercera persona con mundo abierto, una historia gamberra y un alto estándar de factura componen un videojuego que es una alternativa excelente a la mítica GTA y que ahora se puede disfrutar en modo portátil, aunque precisamente este quizás no es el juego que mejor aprovecha las funcionalidades de la consola. Saints Row the Third, con todos los añadidos de esta edición casi definitiva para Nintendo se disfruta mejor en modo sobremesa, ya sea con el mando pro o con los joy-con en su soporte. Eso sí, a nivel técnico sí que resulta una maravilla, sin apenas cambios con las versiones anteriores, por lo que estamos ante un port corriente y moliente.

Como ejemplo de mal port, al que hace poco tuve que enfrentarme en Nintendo Switch, Blades of Time, de Giajin Entertainment, un intento de comerle la tostada a Bayonetta, con una protagonista femenina llena de armas y poderes, un hack ‘n’slash lleno de errores, bugs y con un control bastante mal adaptado para la portátil, lo que da como resultado una frustración importante a la hora de intentar jugarlo. Por suerte, esta no es la tónica general: normalmente los ports son juegos de calidad que aprovechan las funcionalidades de la consola a la que se dirigen. Blades of Time es un port vago, hecho con prisas y sin gracia. Ya en su momento no era un juego muy bueno…pero ahora, es peor.

La saga Assassin’s Creed también ha visto lanzamientos posteriores en HD, como por ejemplo la Ezio Collection, que aglutinaba la celebérrima segunda entrega con todas sus expansiones, así como los lanzamientos posteriores de Rogue en consolas de nueva generación o el reciente Assassin’s Creed III que hemos podido disfrutar en todas las consolas de sobremesa, así como en la híbrida. Una versión HD con texturas revisitadas en la que, sinceramente, apenas encuentro diferencia alguna con respecto al que ya jugué en su día. Los cambios técnicos son sutiles y, claro, no llegan a lo que hemos visto en Origins o el genial OdisseyLa pugna, y creo que esto está claro, al lanzar remásters y versiones HD no es tanto la avaricia por vender como mantener una saga actualizada. Y es que la falta de retrocompatibilidad en consolas tan importantes como Playstation y Nintendo Switch obligan a ingeniárselas para que no caigan algunos videojuegos excepcionales en el saco de la obsolescencia. A esto habría que sumar los, loables, intentos de servicios como Game Pass o Playstation Now. Veremos si Stadia cambia el paradigma…

Ahora, eso sí, antes de entrar en las remasterizaciones, yo tengo algunos favoritos de los que hablar. Los que me leen conocen mi predilección por los relanzamientos que ha vivido la saga Yakuza, uno de los baluartes de Sega. Las versiones “Kiwami”, que son remásters que rozan el remake de las primeras entregas de esta extensa y magnífica saga son verdaderos ejemplos de cómo mantener actualizada una saga. ¿Esto en vistas a qué? Pues a lo mismo que comentábamos antes: la necesidad de mantener actualizada una saga y no tener sus entregas dispersas por un montón de consolas.

 La falta de retrocompatibilidad obliga a los relanzamientos de juegos que apenas tienen unos años de vida.

Esto, hace años, era impensable. Los videojuegos de la primera Playstation son retrocompatibles con todas las demás (salvo PSP y PsVita), pero pagar por dos veces por los juegos que ya tenemos en Playstation 2 y a los que no podemos jugar en HD y en un solo sistema es algo que trae cola. Por eso se aplaude ahora la decisión de Sony de que Playstation 5 sea retrocompatible.

Y ante el auge de las consolas mini, cosa que me encanta, tenemos también la opción de los lanzamientos de clásicos en consolas actuales a modo de recopilaciones. Y mi favorito es la versión de Nintendo Switch de Sega MegaDrive Classics. Primero, porque jugarlo en portátil nos ahorra el comprarnos la consola portátil del mismo nombre y jugarlo directamente en nuestra Nintendo (que acumular consolas empieza a ser un engorro). Segundo porque incluye 50 títulos de Sega que son una absoluta delicia, contando con sagas tan importantes como Sonic, Golden Axe Streets of Rage. Y tercero, por el mimo con que se ha hecho. Al iniciar el juego nos encontramos en una habitación virtual (que podría ser la habitación de cualquier chaval que creció en los 80s) y podremos ver una recreacción virtual de la biblioteca de juegos, de la propia consola, de la pantalla, de la cadena de sonido para las opciones, pósters de los juegos por la pared…una delicia de menú. Los juegos están increíblemente optimizados a nivel de sonido y gráficos y además cuenta con opciones de juego online. Quizás sea esta, a falta de otras que tienen que lanzarse próximamente, la mejor recopilación de juegos clásicos. 

Y ahora bien, hemos reflexionado sobre la necesidad de estos lanzamientos y sobre las últimas novedades y nuestros favoritos, pero el tema de los remakes es aún más interesante. ¿Por qué son importantes? Esto divide a la comunidad: hay quien piensa que nuestras empresas favoritas deberían centrar sus esfuerzos en nuevas IPs o en secuelas esperadas y dejarse de rehacer juegos que ya están bien y son parte del imaginario colectivo. Veamos, hay que aceptar una cosa: hay videojuegos que, por cuestiones técnicas, envejecen realmente mal. El movimiento tipo “tanque”, los escenarios prerrenderizados, las cámaras, algunas mecánicas como el apuntado…los videojuegos gozan de una vida limitada. La opción de realizar un remake no es, pese a lo que digan algunos catastrofistas, una opción que se tome a la ligera. Cada vez que se anuncia un remake es normal echarse a temblar. Todo puede salir mal, sobre todo por lo que hemos vivido en el cine con los remakes desastrosos. Sin embargo, Capcom ha lanzado este mismo año Resident Evil 2, un remake que ha mejorado el título original en todos los sentidos, como ya ocurriera con Resident Evil y Resident Evil Zero. En esta segunda entrega de los remakes se ha cambiado el aspecto gráfico de arriba abajo, la cámara y el gameplay, la historia y la manera de abordarla. Algo sorprendente, fresco y lleno de detalles del que ya os hablamos aquí en su momento y para el que solo tenemos alabanzas.

Pero claro, esto no venía de ningún sitio.

Ya en su momento se lanzaron dos remakes maravillosos de la saga de zombis, pero creo que Capcom ha estado mirando lo que hacía la competencia con este asunto, y Shadow of the Colossus es, para mí, el remake más espectacular que se ha realizado. Respetando absolutamente el original, afinando las mecánicas lo suficiente como para hacerlas más cercanas, más adaptadas a nuestro tiempo, y manteniendo por completo la esencia del original, este título exclusivo de Playstation le dio un lavado de cara a la obra de Fumito Ueda que le ha sentado increíblemente bien. Con la cercanía de The Last Guardian, el lanzamiento de este remake fue lo más acertado que podía hacer Sony. Mantener estos títulos tan míticos bajo una misma bandera, la de la cuarta Playstation, supone un paso magnífico. Solo nos queda que se lance también Ico, cosa por la que rezamos.

Así pues, para resumir, ¿qué pasa con los ports, remakes y remasters? Eliminamos los reboot de la ecuación (DMC, God of War…) porque van por otro cauce. En mi opinión, estos lanzamientos son importantes. Aunque parezca que le “quitan” tiempo a los desarrollos de nuevas IPs o de secuelas esperadas, lo cierto es que la mayoría se desarrollan por empresas externas y el equipo original apenas está involucrado, por lo que no hay que llevarse las manos a la cabeza. Es importante que se lancen porque las consolas tienen un ciclo de vida, y la retrocompatibilidad, a falta de lo que haga Sony en la next gen, no parece ser una prioridad. Por mi parte, prefiero jugar a clásicos revisitados, en HD o remakes de estos porque la nostalgia, y esto es inevitable, sigue ahí y a veces nos pide que la alimentemos. Gracias a Nintendo Switch estoy revisitando actualmente grandes títulos como los citados Final Fantasy X/X-2, Skyrim L.A. Noire. También gracias a los remakes he vuelto a mundos, y volveremos, que creíamos enterrados.

¿Qué le pido a los futuros ports y remakes? Por supuesto, todo Final Fantasy en Nintendo Switch (y en ello andan), Zelda Wind Waker y Canis Canem;  pero también un buen remake de Demon’s Souls, de Metal Gear Solid Final Fantasy VI. 

¿Y vosotros, con qué port, remaster o remake soñáis? ¡Cuéntanoslo!

Tags:

La cosa de las cookies

Aunque a todos nos da un poco igual esto, la UE nos obliga a ponerlo. Si, usamos cookies, sin ellas no podemos mejorar el servicio ni darte el contenido que te interesa. puedes negarte a que las usemos contigo, si pasas de esto, entendemos que te la trae al pairo y aceptas. Si quieres leer más, haz click aquí.