Type to search

Smoke and Sacrifice, llamativa aventura

Share

SMOKE AND SACRIFICE

 

Lo primero que llama la atención y destaca de Smoke and Sacrifice, al que hemos podido jugar en Nintendo Switch, es el apartado artístico. Este es uno de esos juegos de los que difícilmente se puede apartar los ojos: un mundo imaginativo, unos personajes muy bien diseñados y la opresión del humo negro, los enemigos y las trampas que aguardan tras cada esquina. Smoke and Sacrifice es una curiosa mezcla entre videojuego narrativo, aventura 2.5D y survival horror.

Una mezcla que parte de una sencilla base: encontrar a tu hijo. Manejaremos a una madre que se ve obligada a sacrificar a su hijo por su pueblo; un ritual que se lleva a cabo cada tiempo y que esconde una parte terrible; algo peor incluso que la muerte.

Como ya apuntaba, Smoke and Sacrifice destaca sobre todo por lo visual. Y es que el diseño de arte es una verdadera delicia; estamos ante uno de esos indies que brillan con luz propia. La narrativa del juego toma algunos de los elementos clásicos de la aventura, tonteando con el rpg, y aunque no reinventa la rueda, sí que apunta maneras y resulta interesante de jugar.

Con un sistema basado en encontrar y crear recetas de objetos clave para poder avanzar en la aventura, así como un sistema de combate simple pero efectivo e incluso coqueteando con el sigilo en ocasiones. Smoke and Sacrifice tiene, sin embargo, algunos problemas que deslucen el conjunto: el sistema de combate es demasiado simplista, lo que en ocasiones actúa en contra del jugador y nos coloca en posiciones incómodas e injustas. Del mismo modo, el desarrollo del juego es demasiado lineal: al final las misiones siempre constan del mismo esquema, lo que hace que a la larga se haga algo pesado y tengamos la sensación de no estar avanzando.

Los elementos de crafteo, aunque no demasiado densos, y los tintes de survival horror le dan un plus; así como todo lo que tiene que ver con la supervivencia (deberemos buscar alimento, abrigo…) pero quizás sean demasiado. En este caso se aplica algo con lo que los indies tienen que tener mucho cuidado: menos es más. Y a Smoke and Sacrifice algunos elementos le sobran, van en detrimento de la experiencia de juego. Por suerte, no arruinan la experiencia.

A nivel sonoro, la música no destaca demasiado, pero se agradece que venga traducido al castellano. Lo cierto es que en cuanto a duración el juego no se queda corto, de hecho habrá momentos en que se nos puede hacer incluso algo largo; partimos de la base de que a este juego le falta un último giro de tuerca, algo que lo diferencie en lo jugable más allá de los meramente estético. Y esto es algo que le ocurre a muchos juegos indie, no solo a este; hay que pedirle a los juegos independientes que vayan más allá de lo visual; más allá de lo meramente contemplativo, pues es en las mecánicas donde el jugador entrará o no.

Smoke and Sacrifice, que es el primer juego desarrollado por Solar Sail Games, tiene muchas luces y sombras. No podemos decir que el juego no se disfrute, desde luego, y a nivel artístico es de lo mejor que hemos visto. Las animaciones en un estilo que simula al stop motion nos ha parecido un acierto; pero una mayor profundidad en el sistema de combate y recolección, así como una mayor variedad en las misiones le hubieran sentado de maravilla al conjunto. Como ya sucede con los indies que venimos jugando últimamente, recomendamos jugarlo en su versión de Nintendo Switch. 

Gráficos
8
Sonido
7
Historia
7
Mecánicas
6

Summary

Smoke and Sacrifice no es un mal juego, en absoluto, pero se hace bastante repetitivo y tiene algunos elementos bastante mejorables. Para ser el primer juego del estudio, es bastante imaginativo y tiene una ejecución artística notable.

Total Rating

7.0
Tags:

La cosa de las cookies

Aunque a todos nos da un poco igual esto, la UE nos obliga a ponerlo. Si, usamos cookies, sin ellas no podemos mejorar el servicio ni darte el contenido que te interesa. puedes negarte a que las usemos contigo, si pasas de esto, entendemos que te la trae al pairo y aceptas. Si quieres leer más, haz click aquí.