Type to search

Share

SHENMUE I & II

Nunca tuve una Dreamcast, por lo que la gran obra de Yu Suzuki con Sega, que en el glorioso E3 de 2015 anunció su tercera entrega, se me escapó. Pero, como todos los jugadores más hardcore yo también he oído historias sobre Shenmue y su leyenda. Precursor en muchas facetas, el primero de estos juegos apareció en 1999 en la citada consola, cuyo destino le tenía reservado el convertirse en la última incursión de Sega en el territorio de las consolas.

Venganza, artes marciales y una profundidad jugable que para aquel entonces resultaba poco menos que magia, Shenmue se convirtió en vara de medir para todos aquellos que querían aproximarse al concepto de sandbox y a hacer del videojuego un arte adulto. Claro que terminó convertido en obra de culto, condenado al ostracismo y el pirateo, debido al fracaso de su consola. Ahora, con la promesa de una tercera entrega que cierre la historia, se nos brinda la oportunidad de volver sobre la Historia de los videojuegos y rejugar a sus dos primeras partes en una sola edición. ¿Cómo ha envejecido? ¿Merece la pena?

Ay, qué cuestiones tan difíciles de aclarar.

El problema que me he encontrado al jugar a la edición de Shenmue I & II es algo a lo que ya temía: el inexorable paso del tiempo. Si bien las virtudes de la saga están presentes, rápidamente nos encontramos con que veinte años no han pasado en vano, y la mayoría de aspectos jugables de los títulos se han quedado bastante obsoletos. Es difícil jugar a Shenmue fuera de contexto, a toro pasado.

La combinación entre investigación, lucha y minijuegos, que tan afín me resulta ahora en sagas como Yakuza, se me hace un poco cuesta arriba en este título. Sin duda, debido al ritmo de la historia. Los primeros compases del primer capítulo se me han hecho tediosos e imposibles: a punto estuve de abandonar el juego más de una vez. Por suerte, pasado este tramo inicial la cosa acelera, y no cabe duda de que todas las virtudes que les hicieron grandes en su día siguen ahí, pero la edición tampoco ayuda en exceso. En general, esta se siente como una reedición desganada, falta de detalles y algo torpe. Sega empieza a tener harta a la comunidad con el tema de las traducciones, pero es que ya resulta imposible de justificar que un juego que ha levantado tanto revuelo en una feria como el E3, venga en inglés. Y menos mal que podemos poner las voces en japonés, porque el doblaje en inglés es terrible.

Los aspectos gráficos y sonoros de ambos títulos no están mal (si no os importa jugar gráficos retro), pues ya en su época destacaban para bien; pero por contra, algunos detalles despistan y se notan no trabajados, como el hecho de que en el menú de guardado sigan apareciendo los iconos del mando y la tarjeta de memoria de Dreamcast. Se podrían (y deberían) haber pulido algunos aspectos jugables y de control, pues hoy día se han quedado totalmente obsoletos y resulta complicado de invitar al jugador a sumergirse en la historia (sobre todo en el primer título).

Las aventuras de Ryo, en lo que a narración e intención del juego, sigue destacando por su originalidad. El paso del tiempo, la investigación, las posibilidades en uno de los primeros mini sandbox realmente cuidados y bien pensados, al que el tiempo ha asestado un par de golpes (como es lógico, son veinte años, nada menos), que este remáster no ha sabido aguantar. Una pena que esta reedición me haya dejado bastante frío y no haya conseguido “entrar” realmente en ninguno de los dos títulos, pues al jugar apenas un par de horas se reconocen sin problema las virtudes que lo hicieron grande. Pero ha llovido mucho, y el gamer no es el mismo por mucho que la obra sí. Los videojuegos envejecen, de eso no hay duda, y en un arte que tira tanto de lo visual y lo jugable es importante guardar bien ambos aspectos si vamos a lanzar un remáster. ¿Tocar o no tocar la obra original? Esto genera debate por sí mismo, pero si algo he aprendido de las reediciones y remakes de la citada saga Yakuza: se puede tocar una obra sin que pierda su esencia e importancia, pero volviéndola más asequible a las nuevas generaciones.

Shenmue I&II se siente poco trabajada, una reedición que pasa para engrosar listas y servir de preámbulo a la tercera entrega. 

Ciertamente, tengo la sensación de que Shenmue se merecía mucho más por parte de Sega. Los nostálgicos adorarán tenerlo de vuelta, en un solo cd (aunque en realidad, la segunda parte es descargable), pero sin extras y con algunos puntos a mejorar.

Gráficos
7
Sonido
7.5
Historia
9
Mecánicas
7

Summary

Tenía muchas ganas de volver sobre Shenmue, pero es una lástima que Sega se haya esforzado más bien poco en este remáster HD que, si bien ofrece lo que ya teníamos hace veinte años, se siente un poco desganado.

Total Rating

7.6
Tags:

La cosa de las cookies

Aunque a todos nos da un poco igual esto, la UE nos obliga a ponerlo. Si, usamos cookies, sin ellas no podemos mejorar el servicio ni darte el contenido que te interesa. puedes negarte a que las usemos contigo, si pasas de esto, entendemos que te la trae al pairo y aceptas. Si quieres leer más, haz click aquí.