Type to search

Share

Sayonara Wild Hearts

A Sayonara Wild Hearts la etiqueta de “videojuego” se le queda pequeña. Estamos, antes que nada, frente a un álbum de música conceptual que aprovecha para presentarse en formato jugable. Una verdadera locura de luz, acción y música pop electrónica que lo convierte en una pieza prácticamente única en su estilo. La cultura pop del futuro era esto, queridos lectores, es una pequeña joya que en un par de horas podemos dar por finiquitada (sin descubrir todos sus secretos), pero que nos obliga a regresar una y otra vez sobre ella.

El compositor Jonathan Eng y la cantante Linnea Olsson se unen para dar vida a este álbum de música que es, al mismo tiempo, una aventura de conducción y combate que utiliza un desamor, las cartas del tarot y los mundos oníricos de su protagonista (fuertemente inspirados en el anime japonés) para tomar por la solapa al jugador y no soltarlo.

Fecha de lanzamiento: 19/09/2019
Desarrolladora: Simogo
Distribuidora: Annapurna
Disponible en: PS4 / Nintendo Switch / iOs
Versión analizada: Nintendo Switch
Idiomas: Textos en castellano
Precio de lanzamiento: 9,99 €

Annapurna siempre ofrece cosas interesantes. Ya en su día lanzaron el maravilloso What Remains of Edith Finch y tuve el placer de entrevistar al director de su equipo de desarrollo para El País.  Ante los rumores de problemas económicos de su departamento cinematográfico todos nos echamos manos a la cabeza, pero lo cierto es que la división de videojuegos parece en plena forma, y prueba de ello es el lanzamiento de títulos innovadores, arriesgados y sobresalientes como este Sayonara Wild Hearts. Aunque en realidad ni siquiera se vende como un videojuego, sino como un álbum musical jugable. Lo cierto es que esta descripción es la que mejor le va.

Este título destaca por un sobresaliente apartado artístico, técnico y musical, aunque la jugabilidad no se queda atrás. A través de una treintena (más o menos) de niveles controlamos a una chica con el corazón roto por una serie de mundos de fantasía inspirados en el tarot. Controlaremos varios vehículos, volaremos, convertiremos una carta en una moto y nos enfrentaremos a enemigos a gran velocidad en este juego de “conducción” cuya imaginación desbordada es su mejor baza. El diseño de los niveles resulta fresco, lleno de vida, sorprendente e increíblemente bello. Nos enfrentamos también a varios bosses, cada cual con su ADN propio, que cambia el escenario a medida que nos adentramos en sus dominios. De esta manera el juego salta desde una conducción simple a un escenario en que hay que volar, a uno en que cada vez que el enemigo chasquea los dedos cambia la disposición de la carrera y los obstáculos, hasta un nivel en puro 2D dentro de unas gafas de realidad virtual… una verdadera locura, deliciosa y muy particular.

Sayonara Wild Hearts quizás no tenga la profundidad de otros juegos, y en apenas dos horas puede terminarse (la duración del álbum, dependiendo, claro está, de las veces que muramos). Para alargar su vida consta de coleccionables y varios niveles de dificultad, aunque la duración del mismo es lo que menos me ha importado. La versión jugada, en Nintendo Switch, no desentona con otras propuestas, aunque quizás sea la versión para móviles lo más atractivo de esta curiosa obra. Convertir un álbum pop en un videojuego de tanta calidad habría sido el sueño de bandas emblemáticas como Pink Floyd, Queen David Bowie, estoy seguro. Sayonara Wild Hearts es pura cultura pop convertida en una pequeña pieza tan disfrutable que apenas puede decirse nada en su contra. Quizás las ganas con las que se queda uno de que sea más largo, quizás las ganas de que los escenarios también sean un poco más profundos y largos… menudencias a fin de cuentas si pensamos en lo imaginativo de su propuesta y en lo interesante de su gameplay.

Todo podría haber salido mal con Sayonara Wild Hearts, pues este tipo de propuestas en el mundo del videojuego suelen acabar en catástrofe (no miro a nadie), pero todo ha sido excepcionalmente bien. 

Gráficos
9
Sonido
10
Historia
9
Mecánicas
10

Summary

Total Rating

9.5
Tags:
Previous Article
Next Article

La cosa de las cookies

Aunque a todos nos da un poco igual esto, la UE nos obliga a ponerlo. Si, usamos cookies, sin ellas no podemos mejorar el servicio ni darte el contenido que te interesa. puedes negarte a que las usemos contigo, si pasas de esto, entendemos que te la trae al pairo y aceptas. Si quieres leer más, haz click aquí.