Type to search

Saliendo de la zona de confort: ranciofacts

Share

Saliendo de la zona de confort

“Que el mundo fue y será una porquería, ya lo sé. En el quinientos seis y en el dos mil también; que siempre ha habido chorros, maquiavelos y estafáos, contentos y amargaos, valores y dublé. Pero que el siglo veinte es un despliegue de maldad insolente ya no hay quien lo niegue, vivimos revolcaos en un merengue y en un mismo lodo todos manoseaos.”

Cuando alguien escucha por primera vez el tango de Enrique Santos, Cambalache, no puede evitar sonreír con un mundo que circula en el fango de la humanidad. Esta sensación es la constante que mantiene el último trabajo, lanzado por la editorial Astiberri, del historietista Pedro Vera. Saliendo de la zona de confort continua la saga de historietas que nos mira el ombligo para verlo lleno de pelusas. Al lema de “¡Todo es igual, nada es mejor, lo mismo un burro que un gran profesor!” nos encontramos un Julio Iglesias guiñándonos un ojo mientras un “¡Y lo sabes!” se presenta en nuestra mente.

Autores: Pedro Vera
Editorial: Astiberri
Colección: ¡Caramba!
Páginas: 112
Formato: Tapa rústica con solapas
Precio: 18

Sinopsis: Algo huele a podrido en España. En las esquinas de los bares más mugrientos, en las sobremesas más cuñadas, incluso en tu casa, cuando te miras al espejo. Aquí nadie se salva, así que déjate llevar por este episodio IV de la ranciedumbre más total: Saliendo de la zona de confort, la cuarta entrega de esta serie en la que, tras Ranciofacts (2014), Mi puto cuñado(2015) y Rancio no, lo siguiente (2016), Pedro Vera analiza todas las miserias: las mías, las tuyas y las suyas. 

La cuarta entrega de Ranciofacts nos trae ese perfil de humor y sátira social que solo podríamos encontrar en El Jueves. El hecho de que Saliendo de la zona de confort funcione se basa en la propia experiencia de Vera. Como miembro de la plantilla de la revista satírica desde 1998 nos encontramos los resultados de un experto en atraer al público. Un rancio abolengo en toda regla que creo a los ilustres Ortega y Pacheco.

En la sátira, los personajes que aparecen circulan en un panteón entre famosillos y desconocidos que hacen que surja algún insulto de tu interior en un clásico ¡Qué cabrón! Y es que si algo nos define es el cuñado que todo llevamos dentro pero que no somos capaces de reconocer.

La obra de Vera tiene ese toque canalla que nos saca esa mugre de debajo de nuestras alfombras. Las expresiones populares se convierten en su objetivo principal de crítica con cierto tono de irreverencia. Desde el tabaco, a la comida, la vestimenta, la música… ¡Todo el mundo es rancio! Y para muestra un botón:

La verdad es que Saliendo de la zona de confort no deja títere con cabeza y nos saca una sonrisa al saltar por sus páginas. La temática es reforzar la cantidad de frases y acciones rancias que vivimos como sociedad. Cuñadísimos y cuñadismos en estado puro que se muestran tal como son.

¡Aquí no se libra ni el tato! Si algo había definido a los Ranciofacts es que no hay ideologías ni chorradas que valgan: un cuñao es un cuñao, aquí y en la cochinchina. De esta forma es fácil encontrarnos a personajes anónimos con los que sentimos identificado a ese rancio que llevamos dentro o hacer un ataque a los memes o personajes públicos de cualquier medio.

La pregunta a todo esto que estarás haciéndote es, ¿merece la pena adquirir el cómic? Lo cierto es que es difícil dar un sí rotundo. Argumentar que Saliendo de la zona de confort va a gustar a cualquier lector sería mentir. El tipo de humor no engloba a todas las edades y puede que muchos de los comentarios funcionen mejor para generaciones nacidas antes de los 90. Tampoco ayuda excesivamente el precio que se queda ligeramente por encima de otros productos similares (aunque no de forma exagerada).

Por otro lado, la estética y el dibujo acompañan muy bien cada uno de los ingeniosos comentarios (y créenos son muchos) que aparecen en las 102 páginas de pura viñeta. A esto se suma una buena calidad de impresión y la buena clasificación temática de cada comentario.

En definitiva, si tienes dudas sobre si te va a terminar convenciendo este tipo de historieta te recomendamos acceder a cualquiera de los enlaces asociados al autor para ver algunos chascarrillos.

¡Adéntrate en lo rancio con Pedro Vera!

Tags:

La cosa de las cookies

Aunque a todos nos da un poco igual esto, la UE nos obliga a ponerlo. Si, usamos cookies, sin ellas no podemos mejorar el servicio ni darte el contenido que te interesa. puedes negarte a que las usemos contigo, si pasas de esto, entendemos que te la trae al pairo y aceptas. Si quieres leer más, haz click aquí.