Type to search

Share

Remnant: From the Ashes

Remnant: From the Ashes ha volado bajo el radar ante la vorágines de lanzamientos que hemos vivido durante el fin del verano y el inicio del otoño. Nintendo ha copado los lanzamientos y ha dado la nota con Zelda Astral Chain, pero han habido otros lanzamientos importantes y, sin duda, la nueva obra de GunFire Games, responsables actuales de la saga Darksiders, es una gran prueba de ello.

Un mundo consumido por la Raíz, una suerte de energía oscura que ha plagado el mundo de bestias, obligando a los pobres hombres que quedan a vivir bajo tierra. Este escenario post-apocalíptico sirve de base para una historia procedural que aúna en un solo título lo mejor de los soulslikeroguelike y el shooter en tercera persona. Una poderosa combinación que ha dado como resultado una obra a tener en cuenta.

Fecha de lanzamiento: 20/08/2019
Desarrolladora: Gunfire Games
Distribuidora: Perfect World
Disponible en: PS4 / Xbox One / PC
Versión analizada: PS4
Idiomas: Voces y textos en castellano
Precio de lanzamiento: 39,99 €

Remnant: From the Ashes ha tenido la mala fortuna de salir a la venta en el mismo periodo que The Surge 2, título del que ya os hemos hablado y que, igual que este que ahora analizamos, sigue la estela de la obra de Miyazaki. Solo que Remnant: From the Ashes lo hace, a mi juicio, mejor. Y es que lo primero que hace este título que lo diferencia del resto es una suerte de generación procedural de sus escenarios pese a la existencia de una campaña principal. Algo que no es invento de GunFire Games, pues ya lo hemos visto antes en títulos que tienen campaña como No Man’s Sky. La historia de Remnant: From the Ashes utiliza el apocalipsis como punto de partida y la exploración y el combate como mecánicas base; la exploración de mazmorras y la lucha contra jefes finales y la personalización de nuestro protagonista también goza de una amplia importancia. Y todos estos elementos dispersos casan muy bien entre sí, tanto que el juego se atreve a dejarnos la opción de pasar por sus combates usando únicamente el shooter y sale muy bien parado, al contrario que otros intentos de adaptar el combate tipo souls a la mecánica de disparos, como ya os contamos con Immortal Unchained. Ciertamente el reto jugable no llega al nivel de la citada saga (los combates son sencillos, las dinámicas de los enemigos fácilmente reconocibles y la variedad en estos tampoco es una maravilla), pero crea cierta adicción en su exploración que resulta innegable.

Lo que mejor tiene Remnant: From the Ashes es, sin duda, su historia. Y no me refiero únicamente a su guion puro y duro (que también): el diseño artístico de los escenarios es una maravilla. Aunque los mapas se generan de forma procedural hay un profundo trabajo de diseño detrás, lo que hace que la partida sea distinta cada vez, pero con lógica. Así pues la historia se desarrolla en varios escenarios cuyo mapeado es aleatorio pero cuyo concepto mantiene una coherencia, elementos en común, un diseño que acompaña a la narrativa y que rara vez ocasiona cuellos de botella o atajos absurdos. En este sentido el gameplay de este título es magnífico. Los cuatro mundos que hay que explorar en esta aventura mantienen una identidad única y disparan el sense of wonder del jugador.

Y en lo que al combate se refiere, no estamos ante un revolución, pero sí que adapta la fórmula de Miyazaki, la vuelve un poco más accesible, la combina con un shooter más bien ligero y el resultado es un combate fluido, con sus justos elementos tácticos y más de una pelea final que nos pondrá al límite de nuestras fuerzas. A nuestra partida se pueden unir otros jugadores (o nosotros a la suya), pues la campaña y la experiencia del juego general se venden como “una experiencia multijugador”, en algo bastante semejante (a nivel modesto) a lo que podemos encontrarnos en The Division, y aunque es satisfactorio y ciertamente el jugar la campaña acompañados tiene su gracia, no es que el multijugador brille demasiado. No hay forma de comunicarse con los aliados más allá de la conexión de sonido de la consola, apenas podemos localizarlos si los perdemos por el mapa y encima hay fuego amigo no opcional. Estos pequeños detalles lastran bastante la experiencia, que debería ser el buque insignia de la propuesta.

A nivel técnico no es que sea algo nunca visto, es más bien discreto a nivel gráfico, si bien es cierto que su diseño artístico es magnífico. Eso sí: en la versión de PS4 he experimentado bajadas de frame y algunos errores menores que sorprende ver en un juego tan modesto y contenido. Detalles que van mermando un resultado que podría ser mucho mejor. El juego llega con un buen doblaje al castellano, aunque el score es discreto. Lo mejor es el diseño de escenarios y enemigos.

Con todo, Remnant: From the Ashes es una propuesta magnífica para los amantes del rpg. Toma elementos de muchos otros grandes títulos pero sabe combinarlos muy bien, dando como resultado una pequeña sorpresa en lo que uno se pensaba que sería un fail a la altura de Darksiders III. Una obra interesante, no demasiado compleja pero deliciosa para este otoño que se las promete cargado de novedades y que nos dejará con resaca veraniega hasta las navidades.

Gráficos
7.5
Sonido
7
Historia
8.5
Mecánicas
9

Summary

Remnant: From the Ashes no inventa gran cosa pero sabe muy bien como mezclar elementos para dar con una fórmula atractiva. Combina la exploración procedural, con el multijugador, con el RPG y el soulslike dando como resulta una suerte de combinación única que funciona de maravilla.

Total Rating

8.0

La cosa de las cookies

Aunque a todos nos da un poco igual esto, la UE nos obliga a ponerlo. Si, usamos cookies, sin ellas no podemos mejorar el servicio ni darte el contenido que te interesa. puedes negarte a que las usemos contigo, si pasas de esto, entendemos que te la trae al pairo y aceptas. Si quieres leer más, haz click aquí.