Type to search

Share

ONRUSH

No soy lo que se dice un jugador de coches. Ni conduzco en la vida real, todo sea dicho, y pese a esto he disfrutado algunas de las mejores propuestas, las de corte menos clásico, dentro del mundo del videojuego. La realidad virtual y los juegos de conducción son, de hecho, las propuestas que más me interesaban hasta ahora.

Hasta Onrush. 

Lo que pasa con algunos videojuegos, es que sencillamente te enganchan. Pasas horas y horas enganchado al mando y ni siquiera puedes explicar qué es lo que tiene de especial. El caso es que te encanta. Esta sensación la habrán experimentado un buen puñado de lectores, y prácticamente la totalidad de jugadores, al menos una vez en su vida. Pues esto es lo que me ha pasado a mí con Onrush, lo nuevo de Codemasters, de la mano del estudio Evolution Studios. Un juego de conducción de lo más atípica, donde el factor online es determinante.

La propuesta de Onrush se adapta a los tiempos que corren: el videojuego como servicio online. Con cuatro modo de juegos, ocho tipos de vehículo y doce mapas diferentes, deberemos enfrentarnos a media docena de jugadores que compiten en el circuito a velocidades pasmosas. La adrenalina, acción y velocidad de Onrush cuesta encontrarse en otro juego de conducción. Pero lo que más llama la atención es que no estamos ante un juego de conducción propiamente dicho.

Onrush se parece más a un Overwatch de coches.

Y es que en los distintos modos de juego nos encontramos retos muy al estilo fps online: capturar la zona, destruir a todos los enemigos, pasar por los puntos de control para acumular tiempo para nuestro equipo… Siempre jugaremos en equipo, y la armonía y colaboración entre sus miembros determinará si ganamos o perdemos la partida; cada vehículo cuenta con “habilidades” propias, pasando de las ligeras y rápidas motos, a los pesados vehículos de apoyo y los letales coches que parecen sacados directamente de Mad Max.

En Onrush podremos personalizar nuestros vehículos gracias a las cajas de botín que se nos otorga al conseguir logros del juego, subir de nivel y avanzar en nuestro desarrollo, y tener todos los vehículos mimados es muy importante, pues al final tendremos que usar todos. Llegar a la meta, como tal, es lo menos importante del juego, no existe un modo carrera al uso. La propuesta de Onrush es la pura adrenalina, y la acción en las competiciones se desarrolla de una forma tan fluida, tan rápida y caótica, que no es de extrañar que en los primeros compases de la aventura muramos repetidas veces. Para evitar que nos atasquemos, resucitaremos en el meollo de la carrera, entre un montón de aliados y enemigos que corren a velocidades de vértigo, se chocan entre sí, esquivan obstáculos y acumulan onrush, el turbo, para lanzar una poderosa oleada de energía y salir disparados.

Aunque existe un modo offline, este no pasa de ser un tutorial con aspiraciones. Si bien la IA del juego es de aplaudir, pronto nos cansaremos de este modo, siendo el online la verdadera razón para jugar Onrush. Y lo que más cabe destacar de este, que si bien no reinventa la rueda, es su originalidad. Onrush se esfuerza en no ser otro juego de carreras, y en tampoco ser otro battle royale del montón ni la enésima táctica de juego online para sacarnos la pasta; es un juego divertido, que si bien no tiene una profundidad pasmosa, sí que goza de una adrenalina y acción envidiables.

Nuestra pericia al volante determinará nuestras partidas, siendo quizás menos accesible para el jugador más casual que se cansa pronto del modo online, pero los que busquen velocidad a raudales, dadle una oportunidad a Onrush. Por ahora, se ha convertido en mi videojuego de conducción favorito.

Gráficos
8
Sonido
8
Servicio
8
Mecánicas
8.5

Summary

Una propuesta novedosa, bien ejecutada y que, si se le mima y atiende, puede tener una larga vida online y crear comunidad.

Total Rating

8.1
Tags:

La cosa de las cookies

Aunque a todos nos da un poco igual esto, la UE nos obliga a ponerlo. Si, usamos cookies, sin ellas no podemos mejorar el servicio ni darte el contenido que te interesa. puedes negarte a que las usemos contigo, si pasas de esto, entendemos que te la trae al pairo y aceptas. Si quieres leer más, haz click aquí.