Type to search

Nighflyers, libro versus serie

Share

Nightflyers

El estreno en Netflix de la adaptación a serie es una excusa genial para reeditar Nighflyers, y así lo ha pensado Gigamesh que en esto de reeditar se está volviendo una experta: la nueva edición de la que se conociera como Nómadas Nocturnos y que apareciera en Híbridos y Engendros, es una joyita editorial. Tapa dura, ilustraciones a color por parte de David Palumbo, portada del ya bien conocido Enrique Corominas y la genial traducción de Cristina Macía.

“Mientras Jesús de Nazaret agonizaba en la cruz, los volcryn pasaban a un año luz de su tormento, rumbo al exterior.”

Autor: George R.R. Martin
Editorial: Gigamesh
Páginas: 200
Formato: Tapa dura con ilustraciones  a color
Precio: 18€

Sinopsis: Los volcryn están a punto de desgarrar el Velo del Tentador, que pende como una niebla negra entre las estrellas. Y nosotros los seguimos por los abismos interestelares que nadie más transita. A través del vacío, a través del silencio infinito, vamos en pos de ellos mi Nómada Nocturno y yo.

Siempre es una gozada leer a George R.R. Martin, sobre todo en su hábitat natural, que es la ciencia ficción. El autor responsable de Canción de Hielo y Fuego (o Juego de Tronos para los amigos) y que ha revolucionado con sus historias la televisión, tiene vida mucho más allá de la fantasía épica y de su conocida saga, y Nightflyers es un buen ejemplo de ello. Una novela de apenas 200 páginas (aunque con truco, ya que tenemos el espacio de las ilustraciones, un cuerpo de letras generoso y amplios márgenes) que nos narra las aventuras de un variopinto grupo humano en una nave gobernada por un misterioso piloto al que nunca se ve y en busca de una especie extraterrestre de los que se habla en las viejas leyendas. Nightflyers tiene todos los elementos para ser un capítulo de Twilight Zone; se nota que está escrito en los años 80.

Bebiendo de las fuentes de las que siempre ha bebido el autor y con un toque elegante a lo Dan Simmons, Martin acota la acción al interior de la nave; los personajes al grupo y el piloto y la acción a una suerte de mezcla entre terror y suspense que recuerda lo visto en cintas como Alien. La calidad literaria se da por sentada, pues el bueno de Martin se mueve en su salsa, y la traducción de Cristina Macía hace el resto. Pero esta edición cuenta, además, con los lápices de David Palumbo, que destacan por encima incluso de la portada de Corominas, y le dan al conjunto un toque elegante de la buena y clásica ciencia ficción que hacen las delicias del lector hardcore.

Nightflyers, que ya tuvo una película en los ochentas, coincide en su nueva edición en castellano con el estreno de la serie en Netflix y ya que hemos podido leer la novela y ver la serie…pues ¡hablemos un poco de ambas!

Hablaremos, sin embargo, sin spoilers. Así que tranquilos.

Lo primer es que las diferencias, claro, son bastantes. Los personajes están más  menos similar y bien representados, aunque la serie, creada por Daniel Cerone, dicta los acontecimientos de forma bastante diferente al libro. No quepa duda que la historia base está expandida, pues la novela apenas cuenta con 200 páginas y la serie tiene ya una primera temporada de 10 capítulos. Si extrapolamos con la otra gran serie basada en la obra del autor, la primera temporada de Juego de Tronos adapta el primer libro, que consta de más de setecientas páginas, en unos mismos diez episodios.

Por tanto, la serie se inventa la mayoría del argumento del libro, aunque capta la esencia, ese tipo de terror espacial que Martin plasma con maestría, aunque pierda por el camino la sensación de claustrofobia, la acotación del espacio, lo enigmático del futuro en que se engloba Nightflyers. Por tanto, el lector que busque una adaptación fiel, que siga su camino. También, el que busque algo tan interesante como la famosa serie que encumbró al autor, puede seguir su camino también. Pero en sí misma, es interesante y bella, una serie de ciencia ficción que no pasa desapercibida, aunque las críticas que está recibiendo son demasiado mixtas, y no le auguro una vida muy larga, me temo.

Nightflyers, la novela, representa al mejor Martin, el de obra tan sobresalientes como Sueño del Fevre Muerte de la luz. Y Gigamesh sigue mimando cada vez más sus ediciones, creando una biblioteca de uno de los autores más importantes del género en la actualidad que será la envidia de otros idiomas.

Tags:

La cosa de las cookies

Aunque a todos nos da un poco igual esto, la UE nos obliga a ponerlo. Si, usamos cookies, sin ellas no podemos mejorar el servicio ni darte el contenido que te interesa. puedes negarte a que las usemos contigo, si pasas de esto, entendemos que te la trae al pairo y aceptas. Si quieres leer más, haz click aquí.