Type to search

Share

Mangas que queremos ver publicados en español. Primera parte

El mercado de manga en España ha ido en aumento desde 2011 y cada año se han ido editando más tomos y más autores, a la vez que se han fundado nuevas editoriales. Según las estadísticas de Marc Bernabé, el año pasado se llegó a editar más manga, por encima del boom del 2007, llegando a los 793 tomos. Al igual, también nos aclara quién es la editorial más grande del mercado español: “Planeta Cómic es sin duda la editorial más importante de manga en nuestro país por el simple hecho de que posee los derechos de la tríada más superventas: Dragon Ball, One Piece y Naruto”.

Visto lo visto, y teniendo los datos de otros años, se puede considerar que el mercado está sano y aún tiene muchas sorpresas que dar. Es en esta tesitura que se nos ocurre lanzar unos cuentos tomos que pueden editarse y así agilizar el trabajo para algunas editoriales. Dividiremos los tomos en dos categorías: la de autores no editados en español y la de autores ya publicados. Dentro de esta última, incluiremos dos ramas, la de obras a rescatar y las de obras aún por editar. Sin más, empezamos nuestras recomendaciones de mangas que queremos ver editados en español.

Obras de autores no editados

Monster Men Bureiko Lullaby de Takashi Nemoto

Takashi Nemoto nació en un suburbio de Tokio en 1958 y ha estado dibujando desde su infancia. Sus temas y obsesiones parecen haber sido constantes desde entonces, mostrando en una de sus primeras historias al emperador Hirohito siendo golpeado en unos baños públicos y al que le obligan a cagarse en sus pantalones.

Aburrido del manga más comercial, y ajeno a la escena más alternativa, Nemoto dejó de dibujar a sus trece años. Pero años más tarde, y bajo la influencia de Jonetsu no Penguin Gohan, decidió retomar el dibujo, convirtiéndose en una de las estrellas más prolíficas del underground. A sus espaldas se encuentran varias historias en la revista Garo, portadas de discos de música hasta ilustraciones en revistas de cultura pop.

Y aunque sus historias son bastante crudas conteniendo escenas de vómitos, meados, cagadas y violaciones, pareciendo tener una mentalidad juvenil e inmadura, detrás de ello se esconde una visión política, donde ataca tanto a la economía, como a los valores tradicionales de la familia hasta la noción de orgullo nacional. Monster Men Bureiko Lullaby (1990), fue publicada en inglés en 2008 por PictureBox Inc.

– The Box Man de Imiri Sakabashira

Imiri Sakabashira (pseudónimo de Mochizuki Katsuhiro) es una figura misteriosa. Nacido en 1964, fue un colaborador importante de la revista Garo (que curiosamente fue fundada en el mismo año). Si bien la edición de The Box Man de 2009 (trabajo de la editorial Drawn and Quarterly) contribuirá en gran medida a exponer Sakabashira al público extranjero, esto no supondrá más conocimiento sobre el autor, del que no se contiene ni una pizca de información editorial o biográfica, ni la información de la publicación original, ni la fecha ni su título en japonés. Seguramente, toda una táctica deliberada de la que desconocemos el fin.

Este manga, al que podemos considerar un cuento absurdo, mezcla el folclore japonés (incluyendo kaijus ), la cultura pop y el surrealismo. Dentro de esta trama resulta difícil distinguir entre lo animado y lo inanimado, lo real y lo imaginado, una tensión que agrega una capa de complejidad a este viaje psicodélico casi mudo.

-Ding Dong Circus de Sasaki Maki

Sasaki Maki nació en 1946, a las afueras de Kobe, en uno de los barrios más pobres de la ciudad. Estudió arte en la Universidad de Artes de la Ciudad de Kyoto, pero se retiró porque no pudo pagar los materiales requeridos. Sasaki admiró los trabajos sin sentido del mangaka Shigeru Sugiura, lo que hizo que se animara a debutar como artista con Yoku Aru Hanashi, publicado en la revista Garo.

Sus historias de corte vanguardista se caracterizan por la incoherencia y el absurdo, lo que le llevó a que le aplicaran la etiqueta de anti-manga.

En 1973, Sasaki dejó el mundo del manga para dedicarse a escribir y dibujar libros ilustrados, llegando a ilustrar las portadas de los primeros libros de Haruki Murakami.

Ding Dong Circus (Breakdown Press Ltd, 2015) presenta quince historias que el mismo autor dibujó entre 1967 y 1974, donde experimenta con el collage como medio narrativo, tejiendo historias a través de referencias como The Beatles, la Guerra de Vietnam y Andy Warhol. Todo esto hace de Sasaki no solo un pionero del manga, sino también una figura esencial en el pop art japonés y en la escena artística de vanguardia de la década de 1960.

Trash Market de Tadao Tsuge

Tadao Tsuge, nació en 1941y ha estado dibujando comics desde finales de la década de 1950. En la década de 1960 y 1970, fue uno de los principales contribuyentes de la revista Garo. Además de su destreza con el manga, Tsuge es un ávido pescador y ha escrito ensayos sobre el tema. Su trabajo ha dejado una marca indeleble en muchos artistas en Japón y Occidente. Incluso hoy, Tsuge pasa sus días inmerso en el dibujo, habitando una dimensión que él mismo definió en una entrevista como: “mitad real y mitad de mi mundo”. En 1995, el director de cine de culto Teru Ishii hizo una película basada en los cómics de Tsuge.

Trash Market (Drawn and Quarterly, 2015) reúne seis de las fascinantes historias de Tsuge sobre la vida del Japón posterior a la Segunda Guerra Mundial. En él, Tsuge toca temas claves en su carrera como la vida en los barrios pobres de las grandes ciudades, o el crecimiento de la misma y sus consecuencias, difuminando la barrera entre la ficción y el reportaje, siendo un crudo testimonio de posguerra. Tadao Tsuge se ha convertido en una figura de culto en Japón, ensombrecido solo por la reputación de su hermano mayor, el también mangaka Yoshiharu.

Ultra Heaven de Keiichi Koike

Keiichi Koike nació en 1960 y fue un genio precóz, ganando el prestigioso Premio Tezuka cuando solo tenía 16 años. Las drogas son una parte importante de su inspiración y así lo reconoció en una entrevista, cuando dijo: “Excepto peyote, he probado casi todo: hachís, heroína, cocaína, ácido, hongos mágicos, etc. Eso si, desde un punto de vista estrictamente gráfico, sin embargo, el LSD fue muy importante para mi.” y así se puede demostrar en este manga del que tratamos.

Ultra Heaven (Glénat , 2008) nos pone en la piel de Kabu, un camello que a la vez es adicto. Tras una sobredosis causada por la mezcla de dos drogas incompatibles, pasa sus días buscando estimulantes hasta que encuentra a un hombre enigmático que le ofrece un nuevo tipo de sustancia ilegal: Ultra Heaven. Desde ese momento comienza su increíble viaje, donde el sueño y la realidad se fusionan en un mundo indivisible, lo que provoca reacciones histéricas o alegres y dolores desenfrenados.

Desde luego, aquí no terminarían nuestras recomendaciones para futuras ediciones en español, pero no podemos tampoco extendernos tanto. A modo de mini guía citaremos autores igual de relevantes y sus obras. Oji Suzuki y A Single Match, Jiro Ishikawa y C’est comme ça, Gajō Sakamoto y Tank Tankuro: Prewar Works 1934-1935, Robin Nishi y Mind Game, Susumu Katsumata y Red Snow, Shin’ichi Abe y The Miyoko Asagaya Feeling y un sin fin de títulos más. Esperemos que, más pronto que tarde, acaben embarcando en el mercado español autores y títulos tan interesantes como los antes citados.

Seguiremos pronto con la segunda parte, donde mostraremos autores ya editados en español e incluiremos obras a reeditar que cayeron en el olvido y otras aún a publicar.

Tags:

La cosa de las cookies

Aunque a todos nos da un poco igual esto, la UE nos obliga a ponerlo. Si, usamos cookies, sin ellas no podemos mejorar el servicio ni darte el contenido que te interesa. puedes negarte a que las usemos contigo, si pasas de esto, entendemos que te la trae al pairo y aceptas. Si quieres leer más, haz click aquí.