Type to search

La mayor estafa de la historia del cómic

Share

¡Alerta spoiler!

Este artículo contiene spoilers desde las primeras líneas, por lo que, si no te has leído el cómic todavía y tienes pensado hacerlo, te recomiendo que guardes esta lectura para después de haberlo hecho. Te aseguro que, si eres un fan del hombre murciélago como lo soy yo, querrás volver para compartir conmigo tus emociones, porque, si algo tiene esta historia, es que no te dejará indiferente.

Puedes conseguirlo aquí: https://amzn.to/2vek3kv

SINOPSIS:

Sí, padre. Me convertiré en Murciélago.” Con esta afirmación en las páginas de Batman: Año uno, Bruce Wayne confirmaba que dedicaría el resto de su vida a una batalla sin cuartel contra la sinrazón que azotaba las calles de Gotham City. Un “sí” que también conllevaba una renuncia a cualquier posibilidad de una vida normal. En ese contexto, nada nos hacia prever que algún día asistiríamos a otro “sí” que puede cambiar radicalmente la vida del Hombre Murciélago. Un “sí” que da una oportunidad a la vida que sacrificó en pro de su lucha contra el crimen. Ningún “sí” ha sido tan determinante en la vida del personaje como el que Bruce Wayne está a punto de dar en el altar ante Selina Kyle. Tom King (Mr. Milagro) y Mikel Janín son los responsables de una de las historias más importantes en la historia del personaje: la boda de Batman.

La boda. Un título que no puede ser más directo. Batman se casa. Bruce Wayne y Selina Kyle, también conocida como Catwoman, van a darse el “si quiero” en el altar (o en una azotea random del sur de Gotham). Un acontecimiento que ha levantado una gran polvareda en el mundo editorial, acompañada de una de las estrategias de marketing con más repercusión que yo recuerde en los últimos años. Y digo polvareda, no porque se viera la jugada desde lejos, sino porque eso es precisamente lo que nos han vendido: humo.

Como amante de las historias del caballero oscuro, casi negro, devoré esta en apenas una hora, esperando encontrarme con una historia diferente, una de esas que no se centran en la lucha contra el crimen sino en la vida personal del héroe. Porque, recordemos que todos los superhéroes tienen una vida “secreta”.

El título me convenció y pensé que estaría ante una historia diferente y tierna, muy del tipo de otros títulos del genial Alex Ross como «Guerra contra el crimen», «El poder de la esperanza», «El espíritu de la verdad» o «Paz en la tierra», una colección maravillosa, de la que hablaré en otro artículo, en la que las tramas se centran en esas otra cosas a las que se dedican los superhéroes en su tiempo libre.

Pero nada más lejos de la realidad. La boda de Batman es un fiasco. Nadie se casa. Y lo peor es que ni si quiera llegué a entender muy bien el por qué y tuve que leérmelo una segunda vez, con el humor bastante calentito ya, para deducir que, al final, Catwoman sufre un cortocircuito emocional cuando se da cuenta de que, si se casa con Bruce, destruirá ese motor que le guía y que convierte el dolor en esperanza. Cae en la cuenta de que esa unión transformaría al murciélago haciendo que este dejara de ser quien es. Destruiría su esencia, acabaría con todo eso que le hace ser como es y actuar como actúa. Esa boda sería el fin de Batman. O eso piensa ella… y por eso, en el último momento, se echa atrás dejando a Bruce colgado en el altar.

Hasta ahí todo bien, por decir algo. «Son cosas que pueden pasar en la vida real», pensé. Qué bonito y qué valiente es sacrificar tu amor por esa persona a la que amas sabiendo que ese sacrificio va a garantizar su bienestar… Eso no es algo al alcance de muchos. Pero resulta que, cuando más emocionado está el lector, en la última hoja, se descubre que todo había sido una treta urdida por los villanos, en concreto por Bane, y conducida por Holly Robinson, la sidekick de Catwoman (aunque en realidad no hace nada en toda la historia), para hundir psicológicamente a Bruce. Y ahí ya es donde me pierdo por completo.

¿Por qué Holly quería acabar con la boda? ¿Qué saca ella de todo esto? ¿Estaba Catwoman compinchada con los malos desde el principio? Si no es así, ¿cómo es que no se da cuenta de que su amiga la está traicionando? ¿Qué coño pintan los villanos en todo esto?

Demasiadas preguntas que se me empiezan a acumular en la cabeza para las que no encuentro respuesta.

Y es que, ni si quiera la trama me parece que esté bien llevada, o quizá yo sea un completo analfabeto y no me entere de la misa la mitad, pero hasta donde yo sé, los guionistas se centran en los sentimientos que existen entre Bruce y Selina, así como en conseguir los testigos necesarios para poder llevar la boda a cabo. Y de pronto, en un intento de realizar un giro final inesperado, se sacan de la manga el retorcido plan de los villanos, con el que, si intentaban dejarme sin palabras, desde luego lo han conseguido. Pero para mal.

Han pasado meses desde que lo leí y todavía me dura el cabreo. Y lo que me durará…

Me he sentido estafado y engañado. Una mentira que me han colado y que ni si quiera se ha hecho para aportar algo positivo a la historia, como evitar un posible spoiler (como hacen los hermanos Russo ante un gran estreno como Avengers: Endgame, por ejemplo). Me he llevado a casa una historia inconclusa que me deja un mal sabor de boca y unas cuantas incógnitas sin resolver, además de haberme sentido como un idiota comprando un artículo cuyo título y contenido difieren mucho de lo que prometen.

Querido DC, si te la juegas lanzando un título tan potente como La boda de Batman, no puedes cagarte en el último momento y echarte atrás. De lo contrario, no le pongas ese título. No se puede engañar así al fan. Si yo voy a un concesionario y pago por un Audi, no me cueles un Ford, porque eso, queridos, es publicidad engañosa.

La portada, dibujada por Albert Monteys, me parece, de lejos, lo mejor de este número.

VV

Tags:

La cosa de las cookies

Aunque a todos nos da un poco igual esto, la UE nos obliga a ponerlo. Si, usamos cookies, sin ellas no podemos mejorar el servicio ni darte el contenido que te interesa. puedes negarte a que las usemos contigo, si pasas de esto, entendemos que te la trae al pairo y aceptas. Si quieres leer más, haz click aquí.