Type to search

Share

KONA

Muchos se ríen de los ports de Nintendo Switch. Desde su anuncio, la consola ha tenido que soportar que se diga que no tiene catálogo. Que te gastas 400 euros en el Zelda y el Mario. Una pena que aquellos que lo dicen no disfruten de los juegos indies y, por lo que se destila de sus palabras, ni siquiera los consideran videojuegos. La rivalidad entre consolas (y PC) es algo que empobrece la industria; una cerrazón de mente que en nada ayuda a disfrutar de esta época dorada del videojuego que estamos viviendo. Últimamente disfruto mucho de algunos ports de Nintendo Switch, y Kona viene a reafirmarme en esta opinión.

Ambientado en los bosques de la nevada Canadá y con las leyendas de los indios cree y un tipo de narrativa embebida muy eficaz y elegante, Kona ahonda en los misterios de un asesinato, un pueblo despoblado, los rumores de extraños animales en los bosques y un detective que arranca los años 70 perdido en esta realidad. Un juego que podríamos incluir dentro del género walking simulator, que no hace tanto era bastante vilipendiado por el gamer hardcore, pero que gracias a títulos como Firewatch Everybody’s Gone to the Rapture ha adquirido el estatus que se merecía.

Kona aprovecha un estilo de walking simulator que ya utilizaran Dear Esther Firewatch, pero que refinara la obra ya citada de The Chinese Room: la de disponer el escenario en un formato de sandbox a pequeña escala y dejar que nosotros recompongamos la narrativa y decidamos cómo aproximarnos al final. Aquí tendremos la población a nuestra disposición; una población compuesta básicamente por bosque, unas cuantas casas y un par de tiendas, a las que podremos ir accediendo según descubramos. La narrativa emergente por parte del jugador hace las veces de hilo conductor para un juego que funciona con dinamismo en Nintendo Switch y que aprovecha la potencia de la máquina, aunque no las virtudes táctiles de la pantalla.

A la investigación y el desarrollo de la historia, tendremos que sumarle la exploración y recolección y gestión de objetos, así como algunas fases de combate con armamento cuerpo a cuerpo y a distancia bastante anecdótico, pero que complementan una propuesta que luce por su guión.

Esta primera obra del estudio Parabole llega a Nintendo Switch tras pasar por PC y consolas de sobremesa con relativo éxito, aunque sigue siendo uno de los grandes desconocidos del walking simulator. Gráficamente tiene un estilo vintage que entronca con la época en que se ambiente (los años 70), pero que demuestra un poderío importante. Es un juego bello, con un diseño artístico retro pero que aprovecha las posibilidades de la consola a su máxima potencia. Ayuda, claro, que el color predominante sea el blanco del paisaje nevado de Quebec.

El componente sobrenatural de la historia se introduce poco a poco, despertando misterios a medida que nos adentramos en el mapeado, que tiene una extensión controlable pero nada desdeñable. La cantidad de documentos, fotografías, visiones y elementos que componen la historia sugieren un guión muy bien trabajado, y se agradece que el juego tenga una buen localización al castellano.

El punto negativo es la excesiva cantidad de tiempo que gastaremos en las cargas, la mayoría de veces innecesarias, entre pantallas o, peor aún, en mitad del juego. Al pasar de una zona a otra el juego se detiene y se queda cargando, con la imagen congelada, sin una pantalla o una indicación de que se esté cargando al mapa. Un absurdo a todas luces, pues la consola es capaz de mover sin apenas tiempos de carga un mapeado grande como el de Zelda Breath of the Wild. Esto y algunas caídas de frames son los únicos puntos negativos que caben destacar.

Kona es uno de esos juegos que disfrutar con calma, dejarse sumergir y explorar con calma. Un port a Nintendo Switch más que bueno, por mucho que el gamer enfurecido se queje de que se le de una segunda vida a juegos que pueden llegar a un público que en otras consolas no han llegado.

Gráficos
7
Sonido
7
Historia
8.5
Mecánicas
8

Summary

Kona llega a Nintendo Switch un par de años después de su estreno y lo hace con la frescura y buena narrativa que lo caracterizan. Un juego lleno de misterio, elegante y que aprovecha casi todas las virtudes de la híbrida.

Total Rating

7.6
Tags:

La cosa de las cookies

Aunque a todos nos da un poco igual esto, la UE nos obliga a ponerlo. Si, usamos cookies, sin ellas no podemos mejorar el servicio ni darte el contenido que te interesa. puedes negarte a que las usemos contigo, si pasas de esto, entendemos que te la trae al pairo y aceptas. Si quieres leer más, haz click aquí.