Type to search

Share

Fire Emblem: Three Houses

La saga Fire Emblem cuenta ya con solera. Desde su estreno en los tiempos de NES en 1990 ha contado más de una docena de títulos que han aunado la estrategia con el RPG, un estilo gráfico basado en el anime y una narrativa cercana a la fantasía épica de corte europeo o americano. Esta obra de Shouzou Kaga que ha sido una de las banderas de Nintendo le ha plantado cara a grandes del género como Secret of Mana, Breath of Fire o la mismísima Final Fantasy.

Fire Emblem: Three Houses, desarrollado por Intelligent Systems y Koei Tecmo nos lleva a Fodlan, una región dividida en tres naciones gobernadas cada una por un sistema político y una serie de casas nobiliarias o políticos. Nosotros tomaremos el control del nuevo maestro, Byleth, de la zona neutral, deberemos elegir la casa a la que queremos guiar hacia la gloria mientras desenredamos una trama que mezcla la política, la religión y la magia oscura.

Fecha de lanzamiento: 26/07/2019
Desarrolladora: Koei Tecmo/Intelligent Systems
Distribuidora: Nintendo
Disponible en: Nintendo Switch
Versión analizada: Nintendo Switch
Idiomas: Voces en inglés y textos en castellano
Precio de lanzamiento: 59,95 €

Nintendo Switch ya saboreó hace dos años la saga Fire Emblem con el estreno de Fire Emblem Warriors, una suerte de musou desarrollado por Koei Tecmo y que nos dejó con unos altos valores de producción, pero también con la promesa de que se estaba gestando un título basado en los pilares fundacionales de la saga y sus virtudes. El lanzamiento de Fire Emblem: Three Houses se pasa de las expectativas que había generado, de sobras. Estamos ante uno de los grandes títulos de la saga, no solo por lo que aporta a esta, sino por lo que supone como juego independiente. Y es que incluso si lo desligamos de la tradición de la franquicia, Fire Emblem: Three Houses tiene todo lo que un gran juego RPG debe tener. Por un lado su combate estratégico viene refinado, dando la opción de personalizar un batallón, a cada personaje y crear una suerte de equipo parejo y compensado que combina magia y fuerza bruta. El combate está bien balanceado, por lo que la curva de aprendizaje y desarrollo no traquetea en ningún momento. No es ni demasiado difícil ni demasiado sencillo, lo que supone que un despiste en la planificación puede ponernos las cosas feas pero una batalla nunca será un paseo por el campo por mucho que tengamos listas a nuestras tropas. Si a esto le sumamos la cantidad de magias, armas, equipamiento y movimientos especiales, así como un buen plantel de objetos de apoyo, el resultado es un sistema profundo de desarrollo de personaje y de trabajo en equipo entre unidades. Fire Emblem siempre ha destacado por un buen sistema de combate, pero en esta ocasión da una vuelta de tuerca añadiendo un plus de facilidad e intuición en el manejo del mismo. Existen misiones principales que suponen una lucha sin cuartel contra bosses y que hacen avanzar la trama, así como escaramuzas menores que sirven como misiones secundarias y también como ejercicios de entrenamiento. Pillarle el tranquillo al sistema de combate de un RPG nunca ha sido tan sencillo y placentero.

Por otro lado, tenemos la parte social o puramente exploradora del juego. Nos encontramos en Garreg Mach, la escuela-monasterio donde los muchachos de todas las naciones van a aprender los fundamentos del combate, la religión y la magia, una suerte de Hogwarts en donde acometeremos el papel de tutor de una de las casas. Podremos elegir esta al principio de la aventura y cuenta con sus propios miembros, su historia particular y su desarrollo único, por lo que desde el principio queda claro que volver a empezar el juego eligiendo otra casa será un objetivo claro. A las labores de profesorado, que implican: hacer exámenes, ayudar a nuestros alumnos, desarrollar pequeñas misiones secundarias de ir a recoger tal objeto o investigar tal suceso en el monasterio, habrá que sumarles las labores puramente sociales para que la empatía con ciertos personajes suba y podamos usarlos con mejor desempeño durante los combates. Este sistema recuerda (aunque más sencillo) a lo explorado en profundidad en la saga Persona, con resultados muy acertados por parte de Fire Emblem. Nuestra implicación con los personajes alumnos (tanto de nuestra casa como de otras) afectará al desarrollo del personaje, y por tanto a su desempeño en combate. Al principio de cada semana, además, deberemos tener en cuenta las tareas que deben realizar los grupos, así como ponerles exámenes y asistir nosotros a seminarios y entrenamientos para mejorar nuestras capacidades docentes.

Si bien el monasterio no es un escenario excesivamente grande que explorar ni rico en detalles, sirve como buena base para acudir a las citas con los demás personajes y como excusa para que avance la trama (pues habrá secciones del monasterio que se nos abran poco a poco), así como un buen ejercicio de exposición de lore. Lo importante en Fire Emblem: Three Houses son los personajes y sus relaciones, algo que queda patente según avanza la historia.

La narrativa pasa por diálogos bastante bien escritos, alejados de lo que algunos jugadores aquejamos como la parsimonia y lo farragoso del diálogo japonés y la abundancia de cuadros de tutoriales. Fire Emblem: Three Houses tiene algunos pero no son tan invasivos y pesados como otras sagas RPG (véase Atelier), lo que supone un estilo de juego más “occidentalizado” si se quiere, pero que se agradece. Lo convierte así en el Fire Emblem más asequible para el público general, cosa que Koei Tecmo y Nintendo han estudiado a conciencia (sobre todo si tenemos en cuenta lo asequible que resulta otro título RPG tan profunda como Zelda: Breath of the Wild). A esto hay que sumarle cinemáticas en forme de anime,bastante espectaculares. El lore está perfectamente construido y es fácil verse inmerso en su mundo y perderse en sus tramas secundarias y principales.

Gráficamente el juego hace alardes en lo que se refiere a personajes, con un diseño basado en el cell shading y unas animaciones, tanto en el modo explorador como en combate, espectaculares. No tanto en los escenarios, que durante las escaramuzas y combates principales pasan por bosques, montañas y poblaciones simples, y en el monasterio se encuentra un poco vacío, plagado únicamente de NPCs que parecen puestos ahí únicamente para hablar con nosotros y no hacen realmente nada, por lo que, como punto negativo, la parte de exploración aqueja cierta sensación de “cartón piedra”. El juego llega traducido al castellano y con un apartado sonoro destacable.

Con todo, Fire Emblem: Three Houses es una enorme suma al catálogo de Nintendo Switch. Un RPG profundo, con un sistema de combate espectacular, un guion a la altura y muchas horas de duración; un paso adelante para la saga en lo que se puede asumir como uno de sus mejores capítulos.

Gráficos
8.5
Sonido
8.5
Historia
9.5
Mecánicas
9.5

Summary

Fire Emblem: Three Houses es uno de los mejores títulos de la saga y una gran aportación al género RPG por parte de Nintendo. Un ``must`` con todas las de la ley.

Total Rating

9.0
Tags:

Algo más nuevo

La cosa de las cookies

Aunque a todos nos da un poco igual esto, la UE nos obliga a ponerlo. Si, usamos cookies, sin ellas no podemos mejorar el servicio ni darte el contenido que te interesa. puedes negarte a que las usemos contigo, si pasas de esto, entendemos que te la trae al pairo y aceptas. Si quieres leer más, haz click aquí.