Type to search

Share

FALLOUT 76

Alguna vez tenía que pasar. Nadie está exento de cometer errores, ni siquiera una compañía tan veterana como Bethesda. Fallout 76 ha salido al mercado tras una dudosa campaña de marketing intento explicar el concepto de juego; lo revolucionario de su propuesta online pero sin descuidar la campaña y la adaptación del universo tan querido por varias generaciones de gamers a un entorno en que nunca antes se había movido. ¿El resultado? Pues a estas alturas no vamos a sorprender a nadie si aseguramos que más bien malo.

En Fallout 76 volvemos a los inicios de la cronología de la saga; somos un superviviente del refugio 76 y tenemos la tarea de salir al Yermo y reconstruir parte de la civilización. Intentar devolverle al mundo su esplendor tras la terrible guerra nuclear; pero el mundo que nos encontramos está plagado de criaturas horribles, de pesadillas y pillaje; de peligros y supervivencia. Un juego multijugador online que nos promete, nos promete…pero se queda en buenas ideas.

Frente a Fallout 4, la última entrega de la saga que pudimos jugar y que en su día no me convenció demasiado, nos encontramos con una propuesta que, sobre el papel, me atraía más. Lástima que la beta ya dejara claro lo que nos íbamos a encontrar: una chapuza. Un juego más bien roto que funciona a trompicones, que no mejora en nada a nivel técnico comparado con su predecesor (de hecho, incluso empeora) y cuyas buenas ideas acaban lastradas por una pésima ejecución. ¿Qué ha pasado, Bethesda? Pues que la avaricia rompe el saco. Lo que mejor funciona en Fallout 76 es todo lo que tiene que ver con microtransacciones, y es la comunidad la que se está encargando de reportar errores de todo tipo. No gratis, porque han comprado el juego, así que pagando por hacer ese trabajo.

El mayor problema de todos, me temo, es que no hay parche que arregle el problema de base: la idea central de juego. La narrativa de la saga Fallout desde que Bethesda se hiciera cargo no ha destacado precisamente por ser demasiado brillante ni innovadora, pero ha sabido construir un universo atractivo y un sistema de misiones lleno de easter eggs y detalles que resultaban interesantes. Al tratarse de un online, sin embargo, se han eliminado los NPCs y la narrativa directa en este título, por lo que las misiones (que siempre fueron de “recadero”) se saldan ahora con holocintas, robots y terminales a mansalva que van aportando los datos para recomponer una historia sosa y sin más. Realizar misiones de un lado a otro del extenso mapa acaba siendo tedioso a más no poder; sumado a que el juego se cae cada dos por tres, que el sistema de combate se ha visto terriblemente resentido y que construir nuestro campamento no tiene el más mínimo sentido, pues cada vez que nos salimos del juego este se destruye y tendremos que llevarlo a cuestas y volverlo a construir.

Entiendo, claro, el sentimiento nómada que se destila y se busca con esto; caminar por el Yermo y no echar raíces, pero que va justo en contra con el mensaje del juego: “Es hora de reconstruir el mundo”. Todo lo contrario; entendería eso en Fallout 4, donde los asentamientos tenían su peso en la historia, pero después de unas cuantas partidas terminaremos construyendo el campamento con una cocina y una cama y dando gracias, porque querremos reaparecer allí.

Otro gran problema es el farmeo; la saga siempre se ha caracterizado por la importancia de recoger y utilizar toda la chatarra disponible; hasta el punto de que casi cada objeto que vemos en el escenario es susceptible de ser recogido y usado o reconvertido en otra cosa. Sin embargo, en Fallout 76, tenemos importantes limitaciones de espacio (a causa de que los servidores tienen que manejar toda la información), por lo que ya no resulta tan importante esta mecánica a la que tan acostumbrados estamos los jugadores de la saga. Del mismo modo, el combate se ha visto tremendamente lastrado, y el bajo rendimiento del juego (al menos en la versión que hemos probado, que es la de PS4), acaba resultando en una mecánica que frustra.

El PVP y toda interacción con otros jugadores termina siendo una anécdota, y no demasiado remarcable, limitando lo máximo posible nuestras capacidades de acción y no invitando, como se dijo en la presentación del juego el pasado E3, a la cooperación sino a ignorarse.

“Bethesda ha eliminado lo mejor del single player para no aportar nada a este Fallout 76”

Y es que un repaso somero por las notas en otros medios y por reviews en canales de YouTube, os darán una visión cristalina de lo que está ocurriendo: Bethesda la ha cagado a lo grande. Se siente muy poco trabajado este juego y está claro que la idea de coger lo mejor del single player y lo mejor del online no ha funcionado; no, desde luego, como lo está logrando Rockstar con Red Dead Redemption II y su modo online.

Fallout 76 no funciona porque no se ha trabajado bien en él; y eso es algo que me sorprende mucho, teniendo en cuenta que sí lograron algo realmente bueno a nivel online con The Elder’s Scroll Online y sus múltiples expansiones. ¿Qué ha pasado entonces con la saga Fallout? Pues que la avaricia rompe el saco: ya con el cuarto capítulo quisieron hacerlo más accesible al público generalista y menos para los puristas del género; ahora han querido subirse al carro del online y tener a todo el mundo contento, pero señoras y señores, no se puede contentar a todo el mundo.

Espero que este sea el toque de atención que necesita Bethesda para bajar de su pedestal y empezar a trabajar de verdad en la saga que tan buenos resultados dio en el pasado.

Gráficos
5.5
Sonido
6
Historia
4
Mecánicas
5

Summary

El intento de Bethesda por llevar el universo Fallout al modo online ha sido perezoso, torpe y poco imaginativo, y el resultado es un juego que, a menos que seas incondicional de la saga, es mejor dejar caer en el olvido.

Total Rating

5.1
Tags:
Previous Article
Next Article

Algo más nuevo

La cosa de las cookies

Aunque a todos nos da un poco igual esto, la UE nos obliga a ponerlo. Si, usamos cookies, sin ellas no podemos mejorar el servicio ni darte el contenido que te interesa. puedes negarte a que las usemos contigo, si pasas de esto, entendemos que te la trae al pairo y aceptas. Si quieres leer más, haz click aquí.