Type to search

F1 2018, realismo en la conducción

Share

F1 2018

No negaré que me cansan los juegos de conducción (siempre lo he dicho abiertamente), y que son pocas las fórmulas que consiguen despertarme las ansias por la velocidad. Lo de Codemasters con F1 2018 se trata de precisión, casi quirúrgica: distinguir las últimas entregas de la saga se basa no tanto en la búsqueda de la novedad, como en la búsqueda de la perfección. Y el realismo en la conducción es algo que la saga F1 está llevando hasta territorios obsesivos.

Eso sí: abstenerse los jugadores casuales. F1 2018 sigue apostando por la dificultad a los mandos de nuestro fórmula 1 virtual. Y es que la pasión por la conducción marca este título.

No tanto por difícil como por estéril es que me cuesta analizar juegos de deportes y conducción en general. Por un lado, debido a que estos juegos están pensados más como sistema plataforma (del mismo modo que lo están los juegos online), pero también porque la experiencia de cada jugador es del todo subjetiva. No estando sujeto a ninguna narrativa (por más que en esta ocasión también Codemasters se empeñe en darle algunas cinemáticas que funcionan como hilo conductor), F1 2018 se mueve en el terreno, como ya adelantaba en el primera párrafo, de la precisión. Acercarse a la máxima experiencia posible de lo que ser un piloto de fórmula 1 debe tratarse; buscar la concreción en el control, en la relación del vehículo con el escenario, y el realismo en los propios errores que cometemos.

El error es el camino con el que aprenderemos en F1 2018

Al inicio, me sentía como un pato mareado. Pez fuera del agua, venía de la adrenalina de Onrush y tuve que volver a caer en la tierra y dejar de aporrear los botones del mando (la versión de PS4 es la analizada), para dejar de estrellarme contra todo lo que (no) se mueve. Una vez superado este lapsus inicial, la curva del aprendizaje del juego está bien ajustada, guiando al jugador pero al mismo tiempo proponiéndole un reto a la altura de los amantes del motor.

Como novedades (o más bien, refinamientos de la fórmula), el sistema de progresión tanto del piloto como de la escudería resultan más atractivos e intuitivos; a nivel gráfico sigue provocando infartos y mención especial merece la IA del programa, que responde realmente bien a lo que sucede en la pista. La tecnología empleada en el juego no deja lugar a dudas, aunque seguimos encontrándonos con algunas ausencias.

El caso que más me sorprende es, y siempre será, el de no incluir una modalidad en realidad virtual. Vale que el juego se encuentra en diversas plataformas y no todas cuentan con un sistema asequible de VR, pero si acaso los desarrolladores realmente quieren apostar por esta tecnología, sin duda ahora era el momento, y más tarde ya es demasiado tarde. A la buena experiencia de juego que supone F1 2018 le falta añadir un toque de excelencia, que bien podría darlo una modalidad de competición (o acaso un par de circuitos libres, al menos) aprovechando la inmersión verdadera de la VR.

En fin, podemos seguir soñando.

Gráficos
9
Sonido
8
Tecnología
8.5
Mecánicas
8

Summary

Sin grandes alardes con respecto a la anterior entrega, aunque refinando la fórmula (1).

Total Rating

8.4
Tags:

La cosa de las cookies

Aunque a todos nos da un poco igual esto, la UE nos obliga a ponerlo. Si, usamos cookies, sin ellas no podemos mejorar el servicio ni darte el contenido que te interesa. puedes negarte a que las usemos contigo, si pasas de esto, entendemos que te la trae al pairo y aceptas. Si quieres leer más, haz click aquí.