Type to search

Esclavos del trabajo

Share

Esclavos del trabajo

“Nadie debería trabajar. El trabajo es la fuente de casi toda la miseria en el mundo. Casi todos los males que puedas mencionar provienen del trabajo, o de vivir en un mundo diseñado para el trabajo. Para dejar de sufrir, tenemos que dejar de trabajar.”

Así empieza el ensayo titulado La abolición del trabajo, de Bob Black, un anarquista estadounidense conocido principalmente por sus ideas críticas hacia la sociedad basada en el trabajo.

Viñeta Esclavos del trabajo

Portada Esclavos del trabajo

Autor: Daria Bogdanska
Editorial: Astiberri
Páginas: 200 páginas B/N
Formato: Rústica con solapas
Precio: 18€

Sinopsis: Daria ha decidido irse de Polonia para huir de un padre violento y hacer borrón y cuenta nueva. Tras una temporada en España, se traslada a la localidad sueca de Malmö, donde se apunta a una escuela de cómic, ansiosa por emprender una nueva vida. Pero allí le espera una pesadilla kafkiana de trámites administrativos, y para subsistir no le queda más remedio que aceptar un empleo de camarera con un sueldo de miseria y sin contrato. Mientras acumula horas de trabajo, cansancio y desamores, le va creciendo por dentro un imparable sentimiento de rebeldía ante la injusticia, y decide dar un puñetazo en la mesa y luchar por sus derechos y los de sus compañeros.

Y con ese espíritu punk e irreverente se ha constituido la esencia de Esclavos del trabajo de Daria Bogdanska. Esta primera obra autobiográfica de la autora polaca, retrata su experiencia en la lucha social, al igual que ahonda en la propia condición de ser inmigrante y en los miedos y esperanza que eso implica.

¿Pero, de que trata la obra? Son las aventuras de la propia Daria (Polonia, Varsovia, 1988), en Suecia, país al que se mudó para asistir como alumna a una escuela de cómic. Pero por motivos institucionales, se ve sin papeles y sin dinero. Lo que la lleva a trabajar como camarera en un restaurante indio y sufrir como se aprovechan de su vulnerabilidad legal al ver lo poco que la pagan. Cansada de la situación, une sus fuerzas con el resto de empleados y se alían a un sindicato para hacer frente a las injusticias sociales de las que son parte.

Una historia tan cruda como honesta, donde Daria saca a relucir el círculo en el que se puede encontrar casi cualquier inmigrante en cualquier país. Desde los abusos, hasta el muro burocrático, pasando por los trabajos en negro y la trampa de “sin papeles no puedes trabajar, y sin trabajo no tienes papeles”. Toda una odisea moderna que por desgracia es más común de lo que imaginamos.

Un diario de angustias y frustraciones, donde parece ser, que el objetivo de Daria es que nos replanteemos la sociedad y sus valores, y sobre todo, el hecho de como hemos convertido el acto de trabajar en una soga con la que asfixiarnos poco a poco.

Esclavos del trabajo, ha sido editado en España por la editorial Astiberri, en su colección Sillón Orejero. Sobre el apartado gráfico poco que destacar. Con un dibujo crudo, tipo boceto y en blanco y negro, Daria es capaz de construir la narrativa de una manera eficaz. Y aunque a mi parecer abusa demasiado del texto, no olvidemos que para ser su primera trabajo es bastante buena. De hecho, así lo avala la crítica, quien decidió que su obra formara parte de la selección oficial del Festival de Cómic de Angoulême 2018, al igual que fue finalista del premio Artemisia 2018.

En una entrevista concedida a eldiario.es, la pregunta como ve el futuro del trabajo y si cada vez seremos más esclavos de él, a lo que ella contesta:

“En general soy pesimista, pero veo cierto potencial de cambio. Mi generación al menos, criada en una sociedad súper individualista, tiene una relación diferente con el trabajo que sus padres o abuelos, que solían identificarse con sus trabajos. Ya no nos vemos de esta manera. Primero queremos ser personas: el trabajo es solo un aspecto de nuestras vidas y creo que en parte es algo bueno. Trabajar es una necesidad, no un deber. ”

Y quizás ese sea el quid de la cuestión, que seguir manteniendo un mundo diseñado solo para el trabajo es un error, pero eso son cuestiones políticas complicadas de resolver. Aún así quedémonos con lo bueno, este gran debut de una autora que tendrá mucho más que decir en un futuro y a la que esperaremos con ganas.

Daria, sigue siendo esclava, pero de tu pasión por el cómic.

Podéis adquirir el libro aquí: Astiberri

Tags:

La cosa de las cookies

Aunque a todos nos da un poco igual esto, la UE nos obliga a ponerlo. Si, usamos cookies, sin ellas no podemos mejorar el servicio ni darte el contenido que te interesa. puedes negarte a que las usemos contigo, si pasas de esto, entendemos que te la trae al pairo y aceptas. Si quieres leer más, haz click aquí.