Type to search

Dirt Rally 2.0, hacia rutas salvajes

Share

Dirt Rally 2.0

Cada vez que llega a mis manos un juego de conducción estoy tentando de dejarlo pasar. Dirt Rally 2.0 me ha exigido dedicación, constancia, y quitarle mucho tiempo a otros interesantes títulos que tengo en la recámara. Por eso, seré honesto con el lector y los desarrolladores y este análisis no tendrá nota. Voy a cambiar un poco las reglas del juego, que para eso aquí, en Columna Gamer, nos gusta innovar y darle vueltas a los conceptos y no hablar de ninguna obra porque sí.

Por lo tanto, las cartas sobre la mesa: esta es la opinión de un neófito en los juegos de rally y un descreído en los juegos de conducción. Sin embargo, en el corazón de todo gamer hay una pequeña inscripción llamada “arcade”. Y esta te obliga a retarte a ti mismo; a no echar el mando a un lado y dejarse derrotar por un videojuego que no conoces. A raíz de mi primer gameplay, que colgamos en la cuenta de Twitter de la web (que os animamos a seguir para estar al tanto de nuestras novedades) un jugador me llamó la atención sobre el estilo de juego frenético y poco cuidadoso que estaba adoptando. ¡Esto no es Onrush! Y qué razón tenía…

Fecha de lanzamiento: 26/02/2019
Desarrolladora: Codemasters
Distribuidora: Koch Media
Disponible en: PS4 / Xbox One / PC
Versión analizada: PS4
Idiomas: Voces y textos en castellano
Precio de lanzamiento: 59,99 €

La jugabilidad en Dirt Rally 2.0 pasa por la paciencia, algo de lo que los gamers cada vez estamos careciendo más: lo queremos ahora y lo queremos fácil y rápido. Y aunque aceptamos este pacto en títulos de gran calado como Dark Souls, se nos olvida que el reto está en allá donde un equipo de desarrollo atine a colocarlo. Para mí, hacerme con el tempo de este juego ha sido un ejercicio de paciencia, de escucha y de ensayo y error.

No solo a la hora de jugar debemos estar atentos a las órdenes y los detalles del terrano, pues la experiencia de rally, por lo que he podido documentar, está muy bien expuesta en este título que cuenta con licencia oficial de FIA World Rallycross Championship, con todo lo que ello implica: la conducción a lo loco solo nos va a llevar a perder. Esto es otro rollo.

Dirt Rally 2.0 ofrece un total de seis rallys, algunos más complicados que otros, pero en general me ha resultado un desafío bastante a la altura de un neófito como yo. El motor gráfico es bastante espectacular, tanto en tercera persona como cuando pasamos a la primera y vemos desde el interior del coche: se encuentra plagado de detalles y la climatología es bastante espectacular y efectiva. Por otro lado, aunque a nivel de banda sonora no estamos hablando de un alarde demasiado trabajado, el juego viene doblado al castellano de forma impecable. Algo que ayuda muchísimo, pues es importante seguir las instrucciones de tu copiloto y prestar atención a los cambios en el terreno.

Me ha sorprendido que un juego de estas características no traiga soporte para realidad virtual, siendo que títulos como Driveclub están muy bien adaptados para estos soportes. Sin embargo, parece que los desarrolladores, los incombustibles Codemasters, están considerando el soporte para Oculus Rift.

Pero en Dirt Rally 2.0 no solo se conduce, también se gestiona. Tendremos que tener a punto el coche y elegir sabiamente según el circuito; elegir neumáticos adecuados, etc, y un sistema de progresión bastante profundo. Me sorprende, a la vez, que los videojuegos sobre coches y deportes en general cada vez se centren más en la progresión. La simpleza de conducir, elegir un coche, y listo, ha dado paso a sistemas cada vez más complejos. No me disgusta esto, pero me sorprende.

 

Quizás Dirt Rally 2.0 no sea propicio para los nuevos en los mundos de las carreras. He disfrutado más otros títulos, aunque reconozco que, a golpe de terquedad, he terminado por echarle un buena cantidad de horas y aprender algunos de sus secretos. No me veía, sin embargo, capacitado para darle una nota, pues esta hubiera sido injusta. Lo que ofrece este título es realismo y saber hacer para todos los que son fans del género de la conducción de rallys. Una buena idea sería atacar a su predecesor si no lo habéis hecho todavía, pero disfrutar de Dirt Rally 2.0 supone aceptar un reto y tener temple.

Tags:

Algo más nuevo

La cosa de las cookies

Aunque a todos nos da un poco igual esto, la UE nos obliga a ponerlo. Si, usamos cookies, sin ellas no podemos mejorar el servicio ni darte el contenido que te interesa. puedes negarte a que las usemos contigo, si pasas de esto, entendemos que te la trae al pairo y aceptas. Si quieres leer más, haz click aquí.