Type to search

Share

Darkest Dungeon

Lovecraft ha sido fuente de inspiración para los juegos de mesa y videojuegos desde tiempos inmemoriales. Y no es de extrañar, pues la mitología y folclore del escritor de Providence es de lo mejor que ha dado el horror en la historia de la literatura.

En el mundo del videojuego han habido momentos dulces y amargos, pero Darkest Dungeon puede que sea uno de los mejores exponentes de la mitología lovecraftiana que hemos visto últimamente. Financiado con un kickstarter que arrasó en su meta inicial y recuadó casi cuatro veces lo que pedía, este juego ha llegado para pisar bien fuerte y ha cosechado un gran éxito desde su salida. Un juego que hemos podido disfrutar en su reciente port a Nintendo Switch y que nos ha dejado al borde de la locura. 

La obra de Red Hook me ha dejado con la boca abierta de par en par, temblando y con una extraña sensación: la de ser observado en la oscuridad. La oscuridad es aquí la gran enemiga, la locura de enfrentarse a lo desconocido. En Darkest Dungeon tendremos que gestionar nuestro propio poblado, asediado por las fuerzas oscuras, mientras contratamos y entrenamos a nuestros mercenarios para tomar parte en las incursiones de los escenarios y así enfrentarnos a las fuerzas oscuras y cósmicas.

Con un combate por turnos que recuerda a los clásicos del RPG y un sistema de exploración en scroll lateral, teniendo que estar atento el jugador a un buen puñado de variantes (comida, luz, enfermedades), la historia de Darkest Dungeon se va revelando poco a poco, poniendo la atención en la correcta gestión de nuestro grupo para poder vencer en la batalla.

Y no es nada fácil.

Moriremos muchas, muchas, muchas veces, y la muerte de nuestros héroes es permanente y, debido al sistema de guardado del juego, no podremos volver atrás. Los eventos aleatorios pueden ayudarnos o actuar en nuestra contra, pero la correcta gestión del grupo, de su alineación, de las habilidades y armas que usar, establecerá nuestras oportunidades de salir victoriosos. Los combates serán duros y las variables de que tenemos que estar atentos no nos lo pondrán nada fácil: en ocasiones el juego es injusto con nosotros, pero es que las fuerzas cósmicas nunca son justas. Y es que el objetivo del juego pasa por explorar mazmorra tras mazmorra y vencer a los enemigos, explorar las salas o recoger ciertos objetos. Algunos cofres serán trampas, algunos libros ocultarán pasajes que enloquezcan a nuestros héroes, pero en general avanzaremos a ciegas, sin saber lo que nos espera, pero siempre atentos a que no se apague la antorcha. Las mazmorras son procedurales, tanto en sus objetos y diseño como en los enemigos que aparecerán. La idea es que siempre te enfrentar a la mazmorra a ciegas.  Darkest Dungeon está bien equilibrado, pero no le pone las cosas fáciles al jugador. Tendremos que estar atentos y ser inteligentes.

El arte y el diseño del juego son increíbles. Poco más se puede aportar si habéis visto el trailer o algunas de las capturas de pantalla que aportamos en este análisis: estamos ante uno de los juegos que más se disfruta en la híbrida de Nintendo, aunque también podremos jugarlo en PC y en consolas de sobremesa. Pero al tratarse de un juego indie, jugarlo en portátil y enfrentarnos a las hordas malignas usando la pantalla táctil de Nintendo Switch le otorga un magnífico plus a esta joya. El diseño de personajes, tanto de héroes como de enemigos, está muy cuidado y pequeñas pistas en los objetos y escuetos diálogos (al estilo Dark Souls) entenderemos un poco del background de la historia.

Diría que para los amantes de Lovecraft, del rol por turnos o de los juegos de gestión y estrategia, pero lo cierto es que Darkest Dungeon se lo recomiendo a cualquier que le gusten los juegos buenos, buenos de verdad, que supongan un reto para el jugador y que eleven a la categoría de joya a los indies. Si quieres disfrutar horas y horas de un juego de otra dimensión, esta es tu llave hacia la oscuridad.

Gráficos
8
Sonido
8
Historia
8
Mecánicas
9

Summary

Un juego claramente influenciado por el estilo lovecraftiano, basado en el combate y la exploración, que pone al jugador en tensión. Un pequeño reto al estilo Dark Souls con un apartado artístico magnífico y un sistema de juego adictivo.

Total Rating

8.3
Tags:

La cosa de las cookies

Aunque a todos nos da un poco igual esto, la UE nos obliga a ponerlo. Si, usamos cookies, sin ellas no podemos mejorar el servicio ni darte el contenido que te interesa. puedes negarte a que las usemos contigo, si pasas de esto, entendemos que te la trae al pairo y aceptas. Si quieres leer más, haz click aquí.