Type to search

Share

Este mes repasamos las obras que no hemos podido incluir en nuestras reseñas por unas u otras razones pero que merecen un espacio. ¡Lo destacado en Cultura Geek en Marzo!

Cómic

 

Marzo ha sido un mes de mucho cómic. Hemos podido disfrutar muchos análisis en nuestra sección pero solo ha sido la punta del iceberg. Entre los destacados, Descender de Jeff Lemire y Dustin Nguyen, serie editada por Astiberri, continúa su andadura. Hemos podido leer el sexto número y debo decir que me ha dejado alguna de mis páginas favoritas de la serie hasta ahora (aunque sin sobrepasar aquel glorioso segundo volumen cuya portada ya adelantaba una serie de ilustraciones espectaculares). Me preocupa un poco que la serie sigue abriendo interrogantes y respondiendo a pocas cosas, pero la calidad del dibujo, estilo acuarela, y la imaginación de Lemire me dejan sin palabras. Esta es una de las series más atípicas del autor, que por lo general no busca argumentos enrevesados y llenos de misterios. Mantiene esa mirada intimista al género, hablando de emociones y no tirando de la acción marvelera. Veremos cómo continúa. Podéis echarle un vistazo en la web de los amigos de Astiberri.

Y de Jeff Lemire y Astiberri sigue la cosa, porque también se ha publicado el tercer volumen de la saga Black Hammer, de la que tendremos reseña extensa pero que quiero adelantaros porque se trata de la mejor obra de superhéroes desde Watchmen. Publiqué un artículo sobre ella en la revista Jot Down que podréis leer pinchando aquí, y del que a editorial ha extraído un comentario y lo ha colocado en la edición de este cómic, en la parte trasera del libro. ¡Gracias! También se va a editar próximamente una nueva serie del autor, Gideon Falls, con dibujos a cargo de Andrea Sorrentino, del que ya podéis leer un adelanto en la web de la editorial.

De lo que he leído este mes quiero dedicar un espacio a POP de Luis Bustos. Una locura de libro-objeto con una edición cuidada y elegante que aglutina una historia de la música pop por épocas, temáticas y gustos, que desbroza a base de ilustraciones a medio camino entre el cómic y el caos creativo las inquietudes del autor. Como si se tratara de un vinilo que colocamos en el tocadiscos y que vomita a golpe de aguja lo más relevante de la historia del arte musical, en sus páginas encontraremos también playlist con códigos QR y  una lujosa edición reversible que supone un elemento de colección de lo más apetecible. La propia editorial lo describe como  “una pequeña enciclopedia musical, sentimental y personal a tamaño vinilo, un repaso a la ética y la estética de quien se pone delante pero también de quien está detrás de un bajo, una guitarra o una caja de ritmos.”

Podéis leer un avance aquí.

En Reservoir Books están haciendo una labor increíble de edición de cómics, y este mes han sacado dos que ando leyendo y de los que hablaré de forma extendida, pero que quiero poner desde ya en el radar. El primero es La loca del Sagrado Corazón una reedición integral de la obra de Jodorowsky y Moebius que trata el tema de la erótica, la ambición y la religión entorno a la figura de un profesor universitario que establece relaciones con una alumna que asegura que juntos engendrán a Juan Bautista. Una locura deliciosa dibujada por Moebius con absoluta libertad. Es de aplaudir lo que anda haciendo Reservoir Books reeditando la obra de Jodorowsky en formatos tan atractivos (y económicos). Os dejamos el enlace a su web, donde podréis leer un adelanto.

La otra obra interesante de esta editorial que ando leyendo es Buñuel en el laberinto de las tortugas. Asistí a la presentación en Madrid de esta reedición y pude charlar con el autor, Fermín Solís tanto sobre la nueva edición en color como del estreno de la adaptación en película animada que se va a estrenar próximamente. Me confesó estar muy contento tanto con la editorial como con la película. Podéis leer un avance sobre esta obra que retrata el rodaje de la cinta Las Hurdes, tierra sin pan del laureado cineasta aragonés y os dejamos, además, el trailer de la adaptación:

Videojuegos

 

Este mes ha sido muy dulce y muy amargo en lo que a videojuegos se refiere. Por un lado, entramos a formar parte del networking de ElZeroUno, un evento al que acudiremos todos los meses y donde se dan cita estudios independientes, desarrolladores de la industria y amantes del medio y donde se presentan títulos que están en producción. Podéis leer la crónica aquí.

Sin embargo, en lo que se refiere al resto del mes, estamos jugando cosas increíbles de las que hablaré o aquí o en El País; este ha sido el mes de Devil May Cry 5 Sekiro Shadows Die Twice pero también ha sido el mes de varios desastres a los que me he tenido que enfrentar. Entre ellos, me temo, mucho juego de producción española. Y es que ando enfrascado en jugar un montón de títulos indies que son IMPRESIONANTES, pero para llegar a estos me he encontrado con mucha obra de dudosa calidad. Entre las desastrosas menciones tengo que destacar Massira, salido directamente de Playstation Talents y que aborda el tema de la guerra en Siria. Y aunque el arte low poly es vistoso, jugar a este título es un verdadero suplicio. Las mecánicas están prácticamente rotas, la narrativa es un desastre, los escenarios están literalmente vacíos…todo parece una demo técnica que ni siquiera funciona bien. Reconozco su esfuerzo por hablar de la humanidad, de la piedad, de los horrores de la guerra, pero la jugabilidad simplemente no me deja disfrutar de los temas que aborda. Por otro lado, el guion no es ninguna maravilla y lastra aún más el conjunto. Me encantan algunas decisiones, y me cabrean mucho otras. A estas alturas no creo que el poco dinero en el desarrollo sea una excusa cuando tenemos obras tan notables que han recibido cero apoyo por parte de nadie. Lo siento, no acepto inexperiencia como comodín para algo que se vende.

Algo similar le pasa a otro título español de Playstation Talents, Submersed. Un título que destaca por lo feo que es a nivel gráfico, lo simples que son sus mecánicas y lo poco imaginativo que resulta. Una especie de survival horror con tiburones (?) que deja al jugador con la sensación de que a los mandos del título no había nadie que supiera nada sobre mecánicas. ¿Qué pasa con los Playstation Talents? Pues que lo lamento, pero empiezo a no fiarme de nada que salga de ellos, visto lo visto. En España hay buenas ideas, hay gente con talento, pero parece que los que más destacan, o al menos los que consiguen ver su juego publicado en una plataforma tan importante como Playstation 4, no son esos precisamente.

Algo similar me ha pasado con Vaporum un título que me entró por los ojos y que parecía prometer. Steampunk, misterio, un dungeon crawler..¿qué podía salir mal? Pues nuevamente, todo. Las mecánicas, gente, que nos olvidamos de que los videojuegos se componen de mecánicas además de ideas y gráficos. Este título se olvida de que el videojuego ha avanzado desde los días de Windows 95 y nos presenta algo desfasado, poco intuitivo y nada ambicioso. No he podido “disfrutar” más que de un rato porque quise estrellar el mando contra la pared al tercer intento de coger un objeto.

Por suerte, aparte de los mencionados y de los títulos que ya he analizado en nuestra sección de videojuegos, ha habido algunos que se salvan de la quema. Sin ser un alarde de espectacularidad, he disfrutado de algunas interesantes partidas a Génesis Alpha One, un título que mezcla gestión de bases con crafteo, supervivencia y exploración en una aventura no demasiado ambiciosa pero sólida en sus mecánicas y su narrativa y con un curioso apartado técnico y artístico. Una obra pequeña que, sin embargo, me ha encandilado bastante y ha hecho que me sorprenda la madrugada todavía pegado al mando. En este juego tendremos que explorar varios sistemas planetarios, conseguir recursos bajando a los planetas y luchando contra la fauna de esta. Como digo, poco ambicioso por lo mucho que limita la acción, pero bastante disfrutable.

Así mismo, un título de Nintendo Switch entre los muchos que estoy jugando para un próximo artículo, me ha gustado bastante: Beat Cop de Pixel Crow, una suerte de This is the Police en pixel art con una cuidada estética ochentera y un gusto por la narrativa facilona y de acción que me he ventilado sin casi proponérmelo en la híbrido de la gran N. Una aventura muy disfrutable por pocos euros y ópera prima de este estudio al que habrá que seguirle la pista.

Y, para terminar, Death end re; Quest Steins; Gate Elite han dado la nota japonesa que ha venido en salvar un poco la lista de lanzamientos que no son grandes triple A de enorme producción y marketing. En el caso de Steins; Gae Elite  hablamos de una novela gráfica interactiva que supone una reedición del original, esta vez en formato más dinámico y con vídeos extraídos directamente del anime. Una trama de ciencia ficción, viajes en el tiempo y la pátina de misterio que tanto gusta en este tipo de producciones. Sin embargo no soy gran amigo de estas novelas visuales, pues su interacción no pasa de darle a continuar para que siga el diálogo y además no viene traducido al castellano, pero se agradece que estas cosas lleguen a Europa.

Death end re;Quest por su parte es un clásico JRPG de esos a los que me engancho y a los que veo mil errores de todo tipo, pero sigo jugando. En este caso, una extraña mezcla entre lo victoriano y lo cyberpunk con una protagonista de dudosa elegancia representativa de las mujeres (Japón, país del hentai), han terminado por darme una alegría en lo que a la escena underground se refiere. Sin embargo, los escándalos de su publisher, BadLand, han salpicado, y mucho, este lanzamiento. Un sistema de combate bastante solvente, un trabajo diseño artístico y una historia que mezcla Matrix con Atelier me parece curioso y enfocado, claramente, al nicho amante de lo japonés. A vosotros os digo, a por él. Os dejamos aquí el trailer:

Y esto ha sido para nosotros el mes de Marzo en cultura geek. ¿Y para vosotros? Recordad que podéis dejarnos vuestros comentarios por Twitter y que este mes de Abril tendremos muchas novedades y un nuevo evento de videojuegos en Madrid.

Tags:

La cosa de las cookies

Aunque a todos nos da un poco igual esto, la UE nos obliga a ponerlo. Si, usamos cookies, sin ellas no podemos mejorar el servicio ni darte el contenido que te interesa. puedes negarte a que las usemos contigo, si pasas de esto, entendemos que te la trae al pairo y aceptas. Si quieres leer más, haz click aquí.