Type to search

Cero, profundizando en el horror

Share

CERO

De un tiempo a esta parte, me encuentro debatiendo sobre la salud de la literatura de terror en nuestras fronteras. En resumen: mala. Pero publicaciones como esta traducción de The Cipher nos ayudan a reconciliarnos con un género que tuvo su pico de calidad y popularidad entre los 80s y mediados de los 90s. La autora Kathe Koja nos ofrece una prosa que hipnotiza, una trama que horroriza (en el mejor de los sentidos) y unos personajes que parecen a punto de escapar de los confines de la ficción y presentarse en tu barrio, merodear por tu casa, invadir cualquier intimidad.

“Entonces, como si se destrozara una barrera, una diversión feroz, porque lo que fuera que ofrecía las imágenes se había animado: una enorme sonria negra como si el Ojo Negro se hubiera convertido en lo que parecía, una boca negra como un ano con dientes o huesos de cristal rotos…

Autora: Kathe Koja
Editorial: La Biblioteca de Carfax
Páginas: 294
Formato: Tapa blanda con solapas
Precio: 22€

Sinopsis: Novela ganadora de los premios Bram Stoker y Locus a mejor primera novela en 1992. Nicholas y Nakota encuentran un agujero negro en un almacén dentro de su edificio. No saben lo que es ni los horrores que contiene, pero la atracción que ejerce sobre ellos es inexorable.
Kathe Koja nació en Detroit (EE. UU.) en 1960. Es novelista, autora teatral, directora y productora independiente. Comenzó su carrera escribiendo terror; esta es su primera novela a la que siguieron Bad Brains y Skin. Pero desde entonces su literatura ha combinado diferentes estilos y géneros, como la ficción histórica o la literatura juvenil. Entre sus influencias se cuentan M. R. James, Bram Stoker, Shirley Jackson, Angela Carter y Flannery O’Connor. 

Hablar de Cero y destripar su trama no tiene sentido. Tampoco es lo más importante de la novela, vaya eso por delante. La narración de Cero comienza con dos personajes: Nicholas y Nakota. Y aunque el narrador avanza desde una primera persona sólida y fiable, a medida que avanzamos en su lectura nos damos cuenta de que tal vez estamos ante un narrador no fiable: Nakota es la verdadera protagonista, aunque eso signifique que apenas la conocemos como lector. Que nos perturba, del mismo modo que perturba a Nicholas, con una mezcla de lascivia, cinismo y bipolaridad.

Ambos descubren un agujero en un cuarto de limpieza del edificio en que vive Nicholas. Un agujero negro en el suelo que pronto los obsesiona. En su interior: un nido de pesadillas. La novela arranca con dos primeros capítulos que casi son un prólogo, pues el horror verdadero comienza cuando una réplica a menor escala del mismo agujero se instala en la palma de la mano de Nicholas.

Cero es una lectura que pone los pelos de punta; un gran ejemplo de la elegancia en el terror, de la falta de moral en un género que, si peca de mojigato, se desinfla. Y la voz de Koja no tiene cabida para la mojigatería ni la doble moral: habla del sexo, la obsesión y lo sobrenatural de una forma impermeable para su saber hacer literario, pero que cala en el lector con la fuerza de grandes clásicos como La casa de hojas Los libros de la sangre. De hecho, es con estos dos autores, Mark Z. Danielewski y Clive Barker, con quien debería codearse Kathe Koja, una autora que ya disfrutamos en castellano con su novela Cerebros Asesinos, publicada en Ediciones B y ahora descatalogada.

Una traducción soberbia por parte de Pilar Ramírez Tello y una edición magnífica de La Biblioteca de Carfax que redondean una pieza del terror que los lectores más aguerridos necesitan tener. Parafraseando una ya consabida consigna: compren este libro. Róbenlo. Hagan lo que sea necesario, pero léanlo.

Cero es, posiblemente, lo mejor que nos vamos a encontrar este año en literatura de terror.

Podéis adquirir el libro aquí: La Biblioteca de Carfax

Tags:

La cosa de las cookies

Aunque a todos nos da un poco igual esto, la UE nos obliga a ponerlo. Si, usamos cookies, sin ellas no podemos mejorar el servicio ni darte el contenido que te interesa. puedes negarte a que las usemos contigo, si pasas de esto, entendemos que te la trae al pairo y aceptas. Si quieres leer más, haz click aquí.