Type to search

Share

Blasphemous

Blasphemous parece un cuento de hadas. Nacido de un kickstarter que superó todas las expectativas de un joven estudio con la ambición de crear un metroidvania fuertemente inspirado en Dark Souls y que usaba como base gráfica y narrativa la Semana Santa sevillana. Un concepto que sobre el papel puede parece raro…pero que basta un vistazo para darse cuenta de lo acertado.

Hemos tenido que esperar (más de lo que algunos nos esperábamos) y por fin podemos disfrutar de esta pesadilla que recoge gran parte del folclore español, de la tradición religiosa, de la fuerte influencia pictórica de Goya y que me ha sobrecogido a cada instante. Un videojuego que golpea con la misma fuerza con la que sus enemigos golpean al jugador no precavido. Blasphemous es una obra de arte.

Fecha de lanzamiento: 10/09/2019
Desarrolladora: The Game Kitchen
Distribuidora: Team 17
Disponible en: PS4 / Xbox One / PC / Nintendo Switch
Versión analizada: Nintendo Switch
Idiomas: Textos en castellano
Precio de lanzamiento: 24,99 €

El videojuego patrio va renqueando, poco a poco, y soltando algunos destellos de genialidad y de triunfo en la industria. Gris fue un claro ejemplo de ello, Rime, y Blasphemous viene a corroborar que hay videojuegos españoles que pueden medirse cara a cara con los grandes y salir airosos. Tras el gran éxito de su financiación colectiva, el lanzamiento del juego nos hizo contener el aliento a más de uno. Todo lo visto en The Last Door, anterior juego del estudio, ha dado un salto evolutivo totalmente inesperado. No solo en lo artístico, que un simple vistazo evidencia, sino en lo narrativo también. El Penitente, protagonista de la historia, se abrirá paso a través de un mundo oscuro, retorcido, agonizante, fuertemente inspirado en la obra negra de Francisco de Goya, en el barroco sevillano y en la iconografía de la Semana Santa. Como ya hiciera Miyazaki al inspirarse en el medievo europeo o en la época victoriana, The Game Kitchen ha lanzado una verdadera bomba visual con una sencilla premisa: la exploración y el combate en un metroidvania que a nivel jugable recoge el testigo de muchos grandes títulos, pero cuya narrativa fraccionada hace las delicias de un título que va más allá de lo estético.

La exploración de vastos niveles, el combate contra una legión interesante de enemigos y bosses finales, así como la mezcla entre un sistema puramente basado en la acción y en la personalización de nuestro personaje. El uso de cuentas de rosario para mejorar nuestras habilidades, la posibilidad de explorar los niveles que cierto grado de libertad que emula un mundo semiabierto de forma bastante plausible y un sistema centrado en las plataformas. Moriremos bastantes veces, claro que sí, aunque no será a menudo a causa de los enemigos, sino de las endiabladas trampas que los escenarios nos presentan. En Blasphemous deberemos avanzar y luchar por nuestras vidas, por nuestra alma, a medida que los objetos recogidos nos amplían el mundo en que nos encontramos, mientras que los enemigos intentan ponernos las cosas difíciles y los santuarios en que nos detendremos a recuperarnos serán el único descanso en este entramado que emula la España del siglo XIX.

Y es que, claro, Blasphemous entra principalmente por los ojos, para qué negarlo. Y aunque sus mecánicas son eficientes y goza de un combate a la altura, lo realmente interesante del juego es su calidad narrativa. Y hablo de narración a todos los niveles: no solo en las historias de los objetos (que son, simple y llanamente, BRUTALES), sino también en todo lo que nos cuentan los niveles, esos paisajes de gentes sollozando, medio muertas de hambre; esos cielos entre el crepúsculo y la noche cerrada…en un pixel art que no puedo comparar más que con enormes juegos como el reciente Katana Zero o el ya clásico Hyper Light Drifter. Termina de rematar el conjunto una música sutil, casi sonando muy de fondo, que recuerda a Manuel de Falla.

Blasphemous es, quizás, mi juego favorito nacido en nuestras fronteras. Cierto es que su diseño de niveles, demasiado centrado en las plataformas, podría afinarse algo más, que su combate a veces resulta impreciso y que su base mecánica le debe mucho a las sagas souls Castlevania…pero todo eso, simplemente, me da igual. Es imposible no perderse en la historia que cuenta. Y quizás sea porque reconozco en él muchas de las influencias del folclore de mi país, porque yo mismo he experimentado el miedo hacia la iconografía cristiana, la fascinación por Duelo a garrotazos La romería de San Isidro, o tal vez sea que una partida a Blasphemous sea lo más parecido que me he encontrado a vivir esos versos de Lorca que dicen:

Sevilla es una torre

  llena de arqueros finos. 

Sevilla para herir.

Córdoba para morir. 

No lo sé, pero me ha dejado sin palabras, y paso por alto sus pocos errores. Porque sí, no es muy largo, tampoco resulta un reto tan grande para los gamers acostumbrados a lo hardcore, a Sekiro, a Ninja Gaiden, ni creo que lo pretenda. Blasphemous tiene algo que ya quisieran muchos otros títulos más grandes que él, que venden más, que aglutinan más adeptos: una identidad. Sí, usa herramientas por todos conocidas, ¡pero qué bien las usa! Resulta más estimulante que el reciente Bloodstained dentro de su género, más original que The Surge 2 en lo que ha mirar a Miyazaki se refiere, y más osado que la mayoría de títulos patrios que he jugado. Una verdadera obra con importancia y carácter que todo amante de este arte tiene la necesidad de jugar.

Gráficos
10
Sonido
9
Historia
10
Mecánicas
9

Summary

Blasphemous ha superado todas mis expectativas: se trata de una obra con gran poder, genialmente realizada, con una identidad propia y una carga artística que reúne un siglo de folclore español y lo pone al servicio de la ficción. Un juego adictivo y perverso, oscuro y sobrecogedor.

Total Rating

9.5
Tags:

La cosa de las cookies

Aunque a todos nos da un poco igual esto, la UE nos obliga a ponerlo. Si, usamos cookies, sin ellas no podemos mejorar el servicio ni darte el contenido que te interesa. puedes negarte a que las usemos contigo, si pasas de esto, entendemos que te la trae al pairo y aceptas. Si quieres leer más, haz click aquí.