Type to search

Berlín, la obra de arte de Jason Lutes

Share

Berlín: Ciudad de Luz

Pocas veces se tiene el placer de tener una novela gráfica de contenido histórico como la presentada dentro de la trilogía de Berlín. Si alguna vez has sentido pasión por el entorno social de la Alemania entreguerras y todo el fenómeno que llevó al nacionalsocialismo al poder será mejor que cojas un babero: ¡Astiberri acaba traer la conclusión de esta maravillosa trilogía a España!

De esta forma se cierra el ciclo de la tres obras de: Berlín: Ciudad de Piedras; Berlín: Ciudad de Humo; y Berlín: Ciudad de Luz. Una obra que ha sido galardonada como una de las diez mejores novelas gráficas de todos los tiempos en 2005 por la revista Time.

Érase una vez un hombre que perdió la voz. Y como no tenía voz, no tenía nada que decir. Como no tenía nada que decir, perdió el interés por escuchar, porque vivía para conversar. Pero no soportaba los monólogos, ¿entiendes? Y como no tenía interés por escuchar… En fin.. Acabó sordo.”

Autor: Jason Lutes
Editorial: Astiberri
Páginas: 176
Formato: Tapa dura (Cartoné con lomo en balacrón)
Precio: 22€

Sinopsis: Hitler llega a Berlín. Con el parlamento controlado por los nazis la ciudadanía se divide aún más. Lutes se distancia de los grandes personajes de la política, para centrarse, a través de las vidas de un pequeño grupo de berlineses, en el ascenso del fascismo y la rapidez con la que puede reemplazar a la democracia. La mayoría de los habitantes de Berlín sigue su día a día sin percatarse de la amenaza que se cierne sobre su existencia. Mientras tanto, el periodista Kurt Severing y la artista Marthe Müller miran con horror cómo su sociedad comienza un vertiginoso descenso al extremismo.

Para los que no conozcáis esta maravilla de trabajo es importante presentaros al historietista americano Jason Lutes. Un dibujante que tiene una definición de dibujo casi impoluta y un realismo basado en la simpleza de trazo.

Aunque su obra más conocida es Berlín, ha publicado otras maravillas del cómic como: Juego de Manos (Jar of Fools) o Houdini, el rey de las esposas. La mayor parte de sus historias han llegado a España como una recopilación de las publicaciones semanales del autor. Por este motivo es fácil sentirnoas atrapados con fragmentosal funcionar como una unidad narrativa completa. En general, la obra de Lutes presenta guiones sólidos basado en una diegésis bien definida, con personajes atormentados que nos enganchan y un dibujo que hace que estés olvidando que lo que tienes es un cómic. Lutes no busca recrearse en la imagen, lo que pretende es dar a conocer su historia con el vehiculo más adecuado: el dibujo.Es por ello que el propio autor quedó sorprendido cuando Juego de Manos le sirvió de catapulta al duro mundo de los historietistas en 1994. En una entrevista a Silver Bullet Comics comentó: “I think it was well-received partly because I set out specifically to tell a story that could be picked up and read by people who did not usually read comics, and partly because the reader could in some way participate in the same process of discovery I went through in its creation.

Traducción: “Creo que el trabajo fue bien recibido en parte porque me propuse específicamente contar una historia que podría ser recogida y leída por personas que no solían leer cómics, y en parte porque el lector podría participar de alguna manera en el mismo proceso de descubrimiento que yo durante su creación

De esta forma, Lutes nos da las claves de su obra: un trabajo que convence incluso al no lector de cómic y una histórica orgánica que da mayor participación a quién la contempla.

Con ello en mente, Astiberri decidió en el año 2006 dar salida a la obra de Berlín: Ciudad de Piedras que Lutes comenzó en 1996. El primer tomo recopilatorio ya supuso un impacto dentro del mundo de la novela gráfica (en la actualidad lleva 7 ediciones). Lutes presenta una historia que circula al estilo de una novela río donde varias narraciones se entrelazan mientras algunos personajes nos hacen de hilo conductor. Aunque se podría considerar como protagonista a los actantes de Marthe Müller y Kurt Severing, lo cierto es que el entorno supera cualquier historia mínima de personajes.

Es por ello que la propia protagonista de la historia es la ciudad de Berlín que entrelaza personajes de distintas procedencias y tendencias: alemanes y judíos, comunistas y el propio Hitler, homosexuales y marginados económicosociales… En definitiva, la historia busca abordar lo que los libros de texto dejan de lado. Es el periodo de la República de Weimar visto desde un prisma social donde todos los personajes se construyen a sabiendas de que conocemos su entorno.

Con la lectura de Berlín: Ciudad de Piedras la historia nos hace un presentación de situación y nos permite utilizar personajes que buscan indagar en una conclusión que conocemos por ideario histórico general. La definición rápida de personajes hace que sea fácil engancharnos a sus decisiones y más de una vez tengamos un “favorito” con el que nos identificamos (mi pobre Silvia) . Esto se refuerza en el número dos, Berlín: Ciudad de Humo, cuando los personajes ya se sumergen en grandes eventos que los afectan, como el caso de las manifestaciones del Roter Frontkämpferbund y su posterior prohibición hasta el ascenso del nazismo en las elecciones de 1930.

El hecho de que ambas obras llegasen a España antes del 2010 supuso dos cosas: la primera que muchísimos lectores descubrieron las maravillas de la historia; la segunda, que debido a que faltaba el tercer tomo toda la historia se quedaba colgada (y la producción de Lutes no parecía que fuera a dar fin a la basta historia en uno o dos años).

Finalmente, la trilogía ha visto su conclusión en 2018 y Astiberri a hecho lo imposible para traerla en un tiempo más que razonable. De esta forma el final del relato ha llegado con Berlín: Ciudad de luz poniendo fin a los 22 años de construcción y dejándonos una obra cerrada y que sentará canon en el mundo de las novelas gráficas. Los dobles sentidos de construcción y la lecturas de la obra son sencillamente sublimes (un ejemplo es la propia presentación de la página 14 hasta las 18 que lanza sin ningún texto un mensaje muy peculiar). A ello sumarle las conclusiones de fotografía históricas de algunas de sus viñetas hace que tengas que tener cuidado de no babear el papel:

De la misma forma, la conclusión argumental tiene un cierre perfecto que va con un broche de oro de la mano. Se cierra con un monólogo de una voz en off al que solo le falta un doblaje para que se aglomere en tu cabeza a medida que lees las páginas. En definitiva, una obra maestra que debes leer y de la cual no podemos dejarte entrever demasiado.

Pero seguramente te estarás preguntando, ¿han sobornado a Columna Gamer para que no pare de dar elogios? Ni mucho menos, aunque hemos dado las bases de este análisis es necesario que nos ciñamos a un nivel más técnico para afilar el lápiz crítico.

Si prestamos atención al contenido interno hay elementos clave como la historia que se perciben como muy bien trabajados. A ello se suma el refuerzo de una bibliografía bastante bien documentada que nos da a entender que Lutes sabe sobre que escribe. Si algo me interesa como historiador es que una novela gráfica no cometa disgresiones no intencionadas, vamos que no diga cosas como que Hitler era partidario del comunismo. Además, no se centra en las clásicas persecuciones del nazismo en torno al holocausto y tampoco abusa la figura de Hitler para dar tirón a la obra. Berlín es redonda en esa composición y los niveles de tensión en la historia aparecen muy bien medidos. Un guión sobresaliente.

En cuanto al dibujo, aparece un trazado simple que generalmente favorece a la historia. No obstante, sí que encontramos algunos puntos débiles típicos de toda historia gráfica: simplificación de los rostros en escenas en segundo plano, desdibujado de entorno y una cierta repetición de estilo que convierte a los personajes no protagonistas en gemelos con peluca. Pero siendo justos, esto es algo que solo percibimos si lo miramos con un interés propiamente crítico. La historia juega mucho con el dibujo y alterna la imágenes orquestadas con un fondo y elementos de entorno; con las escenas solo con personajes y en fondo negro o blanco. Esto permite más fluidez en la narración y, lejos de ser un síntoma de pereza, nos da más motivos para darnos cuenta que el autor sabe dar fuerza a lo personajes cuando se imponen al entorno y al entorno cuando somete a los personajes. Esto llega a los niveles más profesionales cuando percibimos que alguna viñetas están siendo observadas mediante la técnica de la “focalización” del cine, donde podemos ver desde los ojos del personaje y, sin que este hable, saber lo que piensa.

Sobre la parte material, la editorial, Astiberri, sabe que esta moldeando una buena materia prima y ha invertido en ello. El papel y el uso del color en las pocas escenas está muy bien presentado. La tapa dura y el formato simple de las portadas le otorga una seriedad al libro que nos dice: “esta no es la típica colección de viñetas”. Un trabajo de calidad que bien merece los 22 euros marcados por tomo.

En conclusión, si te gustan las novelas gráficas, la historia contemporánea y las historias de vida Berlin es tu obra. La única pega que se le podría poner es la de haber tenido que esperar tanto tiempo para leerla, pero, sinceramente, con todos los números publicados es difícil encontrar una excusa para no lanzarse como un loco a comprarlos en la librería.

Tags:

La cosa de las cookies

Aunque a todos nos da un poco igual esto, la UE nos obliga a ponerlo. Si, usamos cookies, sin ellas no podemos mejorar el servicio ni darte el contenido que te interesa. puedes negarte a que las usemos contigo, si pasas de esto, entendemos que te la trae al pairo y aceptas. Si quieres leer más, haz click aquí.