Type to search

Share

Achtung! Cthulhu Tactics

La opinión de Frank Frames:

En la antigua Grecia era de sabios rodearse de consejeros que fuesen capaces de plantear variantes de estrategia. Entre todo ellos, había uno en concreto que siempre se oponía a todos los planes para probar cada fallo. Hoy me encuentro ocupando ese papel de negacionista al tener en mis manos el juego de Achtung! Cthulhu Tactics.

Y es que lo normal cuando llega a tus manos un juego nacido del mundo de H.P. Lovecraft es que te prepares para disfrutar de un entorno bien orquestado y cargado de detalles inmersivos. Cuál ha sido mi sorpresa cuando he comenzado a probar Achtung! Cthulhu Tactics y me he visto fuera de la dinámica del juego como jugador.

El producto plantea una historia bastante correcta de entorno. Su argumento (que no vamos a destripar) nos presenta esa combinación entre nazis y cultismo que siempre vamos a valorar en este tipo de historias. La puesta en escena y el entorno parecen los adecuados y en cualquier momento estamos esperando esos movimientos que nos atrapen hasta que nos cueste tener que darle al botón de guardar. Por desgracia esos impulsos no llegan por la ejecución de los creadores.

El juego tiene un buen comienzo: un viídeo no excesivamente pretencioso que te informa del formato de juego (estrategia por turnos), y una bonita estética de menú junto con una música decentemente ambientada. El problema real comienza cuando pulsas el botón de nueva partida. El diseño de personajes visible elimina cualquier tipo de personalizado (salvo el árbol de habilidades) y fija estéticas sacadas de relatos no compaginados de los mitos. Aunque tu facción pertenece a los Aliados (aunque sin rusos de por medio) los personajes ya aparecen muy fuera de la tónica especial. Esto no sería algo que chirriaría excesivamente si cuando entramos en el diseño de villanos estos son también vistosos. Pero lo cierto es que los antagonistas se acercan mucho más a diseños planos: la primera vez que aparecen los “limos” (que no llamaré por su nombre de los mitos) es gráficamente decepcionante.

Esto, si lo sumamos a una jugabilidad realmente lenta incluso para un estrategia por turnos, aumenta el tedio del juego. Con ello se suma la falta de secretos o coleccionables dentro del mismo. Malgastar el tiempo para buscar algún objeto oculto hace solo de frustración al jugador que rápidamente descubre que no hay nada. Es cierto que existen misiones secundarias, pero todas ellas son previsibles y no se salen de una hoja de ruta, sin contar con su final casi siempre en manos de una emboscada.

Casi todos los escenarios funcionan con un concepto de pasillo que terminarás resolviendo casi en la misma secuencia constante (aunque, eso sí, cuesta coger la dinámica al inicio). A ello hay que añadir escenarios oscuros (que no sombríos) que ocultan algunos personajes sin una utilidad real de juego.

De la misma forma, por el formato de juego, y su temática, cualquier jugador esperaría que el desarrollo narrativo fuese el punto brillante de este producto. Todo lo contrario. El juego no solo da muy pocas pinceladas narrativas, sino que estas parecen entregarse casi con cada carga de “misión”. No hay realmente sorpresas y tampoco una construcción que atraería a un lector o fan lovecraftiano.

En cuanto al diseño de rivales y jefes es muy poco variado (como ya he anticipado), algo nuevamente descorazonador cuando existe una diversidad tan grande de información como los mitos. Esto junto con su variabilidad de IA (mayormente inefectiva), hacen que apenas encontremos un reto casi hasta el típico Boss de turno.

En definitiva el juego aporta 10 horas de dinámicas casi idénticas, que resuelves en dos partes: la primera utilizando solo las habilidades básicas de los personajes; y la segunda, aprovechando los descompensado de las habilidades finales. Algo que no aporta un reto al jugador.

Por todo ello Achtung! Cthulhu Tactics es un juego que da muy poca luz y ganas de innovar. Ni la estrategia por turnos ni el propio mundo de Lovecraft salen ganando cuando juegas a este juego.

La opinión de Francisco Espinosa Rubio

Hemos querido, compañero, hacernos los estupendos escribiendo una reseña desde dos puntos de partida: analizar Achtung! Cthulhu Tactics desde el PC y desde la Nintendo Switch. Y me consta que ambos somos asiduos lectores de H.P. Lovecraft, y aún jugadores de las obras basadas en sus escritos. No hace mucho analizaba en esta casa Call of Cthulhu que, con sus luces y sus sombras, me pareció una fiel adaptación y un juego interesante. Como me hubiera gustado poder decir lo mismo de Achtung! Cthulhu Tactics, aunque sí puedo decir que lo he disfrutado algo más que tú.

Todo lo que puede fallar en Achtung! Cthulhu Tactics, ciertamente lo hace: la jugabilidad es sosa, el apartado gráfico es limitado y el diseño artístico es nefasto. Pero lo que me duele especialmente es que la narrativa, tan importante en el autor de Providence, apenas se deja ver. Se diría que no se ha contado, en absoluto, con ningún tipo de diseño narrativo y el juego acaba siendo un gran NADA.

¿Por qué entonces realizar esta doble reseña? Pues porque es cierto que el juego, en su vertiente puramente jugable, obtiene un plus gracias a jugarlo en Nintendo Switch. Muchas veces he dicho lo importante que es el soporto, no baladí, de ahí que la industria de las consolas siga creciendo, y el catálogo de indies de la híbrida de Nintendo, como ya os he hablado en otros artículos. Yo invito a jugar a ciertos juegos, como este  Achtung! Cthulhu Tactics, en la oscuridad de la habitación, con la consola en modo portátil, y la única luz que nos ilumine sea la de la pantalla. En este idílico espacio, es más sencillo conectar con este juego, si bien ahí siguen los problemas que tiene.

Yo reconozco que la temática nazi en videojuegos me cansa, mucho, y aunque no hablemos del colmo de la originalidad, preferiría que se adaptaran los mitos tal cual, en lugar de ponerse artista haciendo algo que, claramente, le venía grande al equipo. ¿Y quién es este equipo? Pues Auroch Digital, unos completos desconocidos que firman con este su primer videojuego . ¿Es excusa? Seguramente no, pero en estos casos diría que tiene más culpa el publisher que lanza esto con una ambición desmedida para sus capacidades: el juego aparece en consolas de sobremesa y PC, y le auguro un mal futuro: en Metacritic acumula un 56 en PC y un 62 en Nintendo Switch, y esta sutil diferencia (no tan sutil, unos cuantos puntos en verdad) se debe a lo que vengo intentando decir: este juego se disfruta más en la consola de Nintendo y parece, de hecho, concebido para verse en una pantalla más pequeña; con los controles de la consola, pudiendo recostarse y jugar un par de partidas rápidas…no hablamos de la panacea, y desde luego no le llega a la suela de los zapatos a juegos como Wasteland 2 XCOM. Pero claro, ¿poder aparecer en todos los medios implica que se deba hacer? Pues no, claro, pero díselo al capital y a la lucha de todos los pequeños estudios por conseguir ventas y vivir dignamente del videojuego.

El tema es complejo.

Dejando el hacer de abogado del diablo (cosa que siempre me ha gustado) lo cierto es que no difiero de tu análisis, querido compañero: Achtung! Cthulhu Tactics es, a todas luces, un juego mediocre. Soy fan del rpg de estrategia y de Lovecraft y no he podido pasar pegado a la consola más horas de las que ciertamente merece, pero reconozco que poco o nada se puede hacer por él; tiene un precio asequible y siempre hay un roto para un descosido: es cierto que le he echado unas cuantas horas y no me he arrepentido, pero si de estrategia va la cosa, mejores cosas nos hemos encontrado en la híbrida de Nintendo y, desde luego, en PC.

Tags:

La cosa de las cookies

Aunque a todos nos da un poco igual esto, la UE nos obliga a ponerlo. Si, usamos cookies, sin ellas no podemos mejorar el servicio ni darte el contenido que te interesa. puedes negarte a que las usemos contigo, si pasas de esto, entendemos que te la trae al pairo y aceptas. Si quieres leer más, haz click aquí.