Type to search

Share

A plague tale: Innocence

Crítica y comunidad han hablado y la decisión ha sido unánime. A plague tale: Innocence ha sido catalogado como una pequeña obra maestra del décimo arte. Una historia profunda, llena de sentimientos que hacen vibrar al jugador y con un acabado magnífico. ¿Es tal y como se cuenta? ¿Qué se puede esperar el jugador? Lo cierto es que hemos profundizado cuando hemos podido en esta obra de Asobo Studio y nuestra experiencia no podría haber sido mejor.

En A plague tale: Innocence somos Amicia, hija de un señor feudal en la Francia del siglo XIV que lo perderá todo cuando la Santa Inquisición mata a sus padres, quema su hogar y trata de darles caza a ella y a su hermano, Hugo, un misterioso niño con el que apenas ha confraternizado por encontrarse siempre enfermo y protegido por la madre de la familia. Una historia genuinamente narrativa con mecánicas sencillas y un acabado visual espectacular que nos presenta uno de sus videojuegos de corte histórico que tanto nos gustan.

Fecha de lanzamiento: 14/05/2019
Desarrolladora: Asobo Studio
Distribuidora: Focus Home Interactive
Disponible en: PS4 / Xbox One / PC
Versión analizada: PS4
Idiomas: Voces en inglés o francés y textos en castellano

En la línea del triple indie que venimos disfrutando gracias a títulos tan increíbles como Hellblade: Senua´s Sacrifice, A plague tale: Innocence goza del acabado de una superproducción en lo que a nivel gráfico y sonoro se refiere. También de la independencia de un desarrollo que no depende directamente de las decisiones empresariales de un dinosaurio del sistema. Su elección del espacio, la Francia medieval asolada por la peste, su tratamiento de la violencia y de las relaciones humanas, así como su genial elección en la protagonista, lo trabajado de su narrativa y la elegancia que destila el conjunto lo encumbran hasta el olimpo de uno de los mejores lanzamientos del año.

En A plague tale: Innocence se logra un suspenso, una tensión, que funciona porque el jugador conecta con lo que está viviendo. No solo por las hordas de ratas que deberemos alejar con luz, en una serie de sencillos puzzles y niveles que requerirán de cierta planificación para ser superados, sino también en los pequeños detalles: la necesidad de llevar a Hugo de la mano para que no entre en pánico, el sigilo con que deberemos huir de los soldados, las trepidantes escenas en que echamos a correr cuando somos perseguidos…A este respecto, y que se me permita cierto spoiler: hay una escena que marca el tono del videojuego y su capacidad de emocionar, a mi entender. Y es en la que Amicia, Lucas y Hugo deben pasar por un campo de soldados muertos y pisar los cadáveres para poder avanzar. Sobrecogedora, magistral.

Fin del spoiler. 

 

Pero más allá de lo puramente narrativo, las mecánicas en A plague tale: Innocence resultan sencillas y al servicio del guion, claro está. No estamos ante un walking simulator, sino que la aventura nos obligará a fabricar objetos, resolver puzzles basados en el movimiento, el sigilo y la distracción, e incluso tientan a introducir un combate muy rudimentario basado en la honda, el arma de Amicia. Ciertamente estas son las partes más anecdóticas del juego, pues no es lo que el juego quiere de nosotros. El sigilo es lo más conseguido, llegando a disparar nuestras pulsaciones en ciertos momentos en que lo peor parece a punto de llegar. Por otro lado, todo lo que tiene que ver con apuntar y disparar piedras es algo tosco y, cuando nos vemos en momentos que necesitan rapidez y precisión, lo más sencillo será fallar y morir, llegando a frustrar un poco.

Como obra, A plague tale: Innocence es digno sucesor de Hellblade: Senua`s Sacrifice, es todo lo que no supo y no pudo hacer The Order 1886 y es otro paso en el camino del videojuego como medio para acercarse a la Historia. Es decir, una delicia. Su paleta de colores, elección de escenarios y diseño de los mismos tiene una gran influencia de la pintura francesa del siglo XVIII, lo que redunda en increíbles imágenes y escenarios que juegan a la apertura (aunque en realidad son lineales) y dejan pasmado al jugador. Los niveles cerrados, en que recorreremos con una antorcha pasadizos secretos, casas y aldeas, resultan asfixiantes, emocionantes, con una mezcla entre la oscuridad y la marea de ratas con la necesaria luz de la llama, que crea un escenario vivo.

Del mismo modo, es muy destacable la banda sonora original de Olivier Deriviére, que gracias a los amigos de Koch Media se puede disfrutar en vinilo, una delicia que emplea la sutileza y armonía propias de otras obras tan geniales como The Witcher para transportarnos a esa Edad Media llena de supersticiones, temor a Dios y crueldad.

La verdad es que tengo la sensación de quedarme corto cuando hablo de A plague tale: Innocence. Supongo que lo más honesto que se puede decir de esta obra es que inspira la alegría propia de jugar a algo que se nota hecho con cariño, con reposo, con tiempo, sabiendo los pasos a dar. Se queda a un paso de la perfección, pues hay ciertas mecánicas que se podrían pulir, adolece de los problemas clásicos de un desarrollo modesto, pero lo que hace lo hace muy bien.

A plague tale: Innocence resulta más estimulante y mejor acabado que la mayoría de triples A que se han lanzado en lo que va de año. 

 

Y esta no es una tendencia que se detenga. Como vengo diciendo desde hace ya, el videojuego independiente es el verdadero baluarte del videojuego como forma artística. Las franquicias y los grandes exclusivos están bien y cumplen con sus estándares, pero no arriesgan, no innovan, no buscan. A plague tale: Innocence se queda a la otra orilla de la perfección, pero arriesga y gana. Arriesga con una obra que obliga al jugador a meditar, a reflexionar, a pararse y mirar a su alrededor, en lugar de bombardearle con datos, stats en pantalla y documentos que leer o cintas que escuchar.

¿Qué más se le puede pedir? Pues lo mismo que le pido al videojuego como medio: que siga adelante, que busque, que se rete a sí mismo.

Gráficos
9
Sonido
9
Historia
10
Mecánicas
8.5

Summary

A plague tale: Innocence es una delicatessen exquisita. Asobo Studio tiene carta blanca para lanzarme otra propuesta, que la tomaré al vuelo sin pensar.

Total Rating

9.1
Tags:

La cosa de las cookies

Aunque a todos nos da un poco igual esto, la UE nos obliga a ponerlo. Si, usamos cookies, sin ellas no podemos mejorar el servicio ni darte el contenido que te interesa. puedes negarte a que las usemos contigo, si pasas de esto, entendemos que te la trae al pairo y aceptas. Si quieres leer más, haz click aquí.